Nombre:
Lugar: Buenos Aires, Argentina

Dedicado a los luchadores en la guerra civil española y en la postguerra en defensa de un mundo mejor, aquellos que defendieron un gobierno legítimamente constituído. A través de estos tres blog difundiré testimonios que forman parte de nuestra memoria histórica, escritos sobre los derechos humanos en la Argentina , en España, en Latinoamericana, experiencias del exilio y sobre todo aquello en lo que pueda ayudar a través de la palabra escrita en pos de luchar contra el silencio y el olvido que se cierne sobre la sociedad española de hoy. autorizaron a su publicación. Inés García Holgado

miércoles, 8 de agosto de 2007

EL MAQUI JUANITO

EL MAQUI JUANITO. ENGUIDANOS RUIZ CONSTANTINO

UNA NOTICIA IMPORTANTE.
Soy sobrino del maquis JUANITO(de nombre y apellidos igual que yo)
Desde la ultima vez que escribi en el foro,se ha producido un cambio en cuanto a su desaparicion,pues segun la informacion facilitada por otro exmaqui,mi tio estaba en Francia en el año 1952 (desde donde escribio un informe para el PCE) Al parecer se encontraba en un pueblo llamado SANT ETIENNE DE BAYGORRI,cerca de Erratzu y a causa de un chivatazo de un lugareño de ese pueblo frances,fue detenido por los gendarmes y entregado a la guardia civil en un lugar fronterizo con Navarra.DESDE ENTONCES NO SE TIENEN NOTICIAS DE EL .¿SEGUIRA VIVO ? ¿LE APLICARON LA LEY DE FUGAS? Mas bien creo lo primero que lo segundo,por lo que nuestra unica ilusion es encontrar sus restos para hacerle el homenage que se merece y poderlos enterrar dignamente.A todo esto ¿que dice LA LEY DE LA MEMORIA HISTORICA ? Por muy dificil que sea,seguiremos con la busqueda con la ilusion de encontrar alguna pista,antes que fallezcan los dos unicos hermanos que todavia le quedan.

(Estando Juanito todavía desaparecido, como está) incorporamos una PETICIÓN DE AYUDA
por si alguien que leyera ésta historia, pudiera aportar algún dato nuevo que nos ayudara en la labor de su búsqueda. Lo último que sabemos es que estaba por St. Etienne de Baygorry (Francia), población fronteriza hispano-francesa. Estamos convencido que todavía existen personas (maquis) en el exilio, por Europa y América, que podrían ayudarnos a desvelar éste y otros muchos casos similares, solo sería cuestión de información y comunicación, y ahora tenemos buenas herramientas para poder lograrlo.
Seguimos adelante con la búsqueda y la lucha por la causa.
Gracias por cualquier información que nos pudieran otorgar al respecto desde el correo electrónico de nuestra página web.

El maquí Juanito se unió voluntariamente a los Maquis, a luchar en las montañas contra el régimen franquista el 25-04-1948, teniendo dieciocho años recién cumplidos.
Después ya no se recibió noticia alguna, por parte suya ni por la de las autoridades
competentes.
Nació en Rubielos Bajos (Cuenca), el 14-04-1930; Su nombre es
Constantino Enguídanos Ruiz ( su alias o apodo en guerrillas era
"Juanito"). En su "INFORME", tiene alguna referencia al "Maqui Rufino";
debieron estar juntos entre las montañas de Cuenca,Valencia y Teruel por el
año cincuenta. En abril de 1952, según su propio informe, se encontraba en
Francia. Y la búsqueda continúa.
A continuación se detallan unos documentos extraídos del ARCHIVO HISTÓRICO DEL PARTIDO COMUNISTA. Estos documentos están microfilmados; su sobrino (Angel Ruíz Enguídanos) ha efectuado una transcripción totalmente literal.
Micro-film Nº 133 Pag. 1-Foto 1
QUERIDOS CAMARADAS JOVENES QUE OS ENCONTRAIS EN LA UNION SOVIETICA
Desde las montañas de Levante, tengo la satisfacción de mandaros un

fraternal saludo de combate como expresión de los lazos que nos unen a todos

los jóvenes que de verdad queremos a nuestra clase, a nuestro pueblo y a nuestra

patria.

Quiero, camaradas, para que sepáis como vive nuestra juventud y nuestro

pueblo y para daros hechos más concretos, contaros sencillamente cómo he vivi-

do y me he desarrollado bajo el régimen criminal que hoy oprime a nuestro pueblo.


Empezaré diciéndoos que soy hijo de campesinos pobres. Puedo decir

que sólo he vivido con el régimen franquista, pues sólo cuento con

20 años. El tiempo que fui a las escuelas fue así perdido, a pesar del entu-

siasmo por aprender que yo tenía, porque en las escuelas sólo enseñan a rezar.

Cuando dejé de ir a la escuela, que fue pronto, tuve que ir a ganar un jornal de

XX pts., trabajando de sol a sol. Así empecé en esta dura escuela a ir odiando

a los terratenientes y al franquismo y a poner especial atención cuando en mi

casa hablaban de cómo se vivía en la República y lo que fue la reforma agraria.

Así me desarrollé hasta el 1945, que fue cuando ya empecé a ganar como los hom-

bres el jornal de 7,70 pts, mientras los artículos costaban: el pan 8 pts el Kg.,

las judías 10 pts. el Kg., el litro de aceite 20 pts. , y así todo.


Las cosas de la recolección, que otras veces sirvieron a los obreros es-

pañoles para recoger pan para el invierno, hoy ya ni aún eso. Yo me ví obliga

do a segar con un tajo de hombre a destajo cuando tenía 15 años. Sufrí

aquel verano lo que no podeis imaginar, trabajábamos desde que se hacía

de día hasta que se hacía de noche para sacar un jornal de 20 pts, tenien-

do que comprar el trigo de la misma recolección a 40 duros la fanega.

Micro-film Nº 133 Pag. 1-Foto 2

Ya no podíamos resistir más esta situación. En el invierno, todos los obreros

estabamos parados y la mayoría teníamos que vivir a base de hierbas del campo.

Aquella terrible situación nos hizo utilizar el arma que en otros

tiempos a los obreros tanto alivió y en la próxima recolección, cuando el trigo

estaba para echarlo al haz, todos nos unimos declarando huelga. Debo deciros

que en mi vida no he gozado más que en aquellos momentos, cuando iba de un si-

tio para otro, con el fin de que nadie fuera al trabajo, y sobre todo cuando

le planteábamos al patrón nustras reivindicaciones. Allí aprendí yo lo que

era la fuerza de la unidad, pues conseguimos que el jornal de la siega fuera

doble que el año anterior.

Pero con esta subida del jornal tampoco solucionabámos el hambre, por

que el trigo este año lo cobraban a 70 u 80 duros. Allí aprendí que sin dejar

de luchar unidos, por elevar nuestro sueldo, teníamos que unirnos para cosas

más grandes, unirnos para derrocar al régimen de Franco, que es el instrumento

de los terratenientes y para restablecer la República, que es lo que nos podía

dar pan y trabajo a los obreros.

Habiendo comprendido esta necesidad de unirnos y con la indicación de otros

compañeros mayores, nos organizamos un grupo de ocho jóvenes como resis

tentes. Leíamos la prensa clandestina en nuestras reuniones y comentábamos

sobre ella, discutíamos sobre cómo tenía que ser la República que queríamos

implantar, recordábamos cómo teníamos que hacer con cada uno de los falangistas

del pueblo y nunca se nos olvidaba dar unos planecillos de cómo tenía que

ser el campo de fútbol, el teatro, o la casa de la juventud.


Micro-film Nº 134 Pag. 2-Foto 3

Esta unidad me afianzó mucho más cuando llegamos a comprender que para

luchar con eficacia, para que nuestros esfuerzos no fueran vanos, teníamos

que actuar bajo un control, teníamos que estar dirigidos por un partido polí-

tico capaz y que luchara en contra del régimen franquista. Esto, aún sin te-

ner ningunos conocimientos políticos, lo encontramos en el P.C., pues veíamos

que el P. actuaba bajo un control riguroso, que a los únicos que el franquis-

mo perseguía era a los comunistas. De las demás grandiosas cualidades de nuestro

glorioso P., no conocíamos nada pero con estas teníamos bastante y con grandes ansias

de luchar pasando a formar una “C” del P. en donde íbamos educándonos de una forma

superior. Leíamos folletos de Lenin y otros maestros y escuchábamos charlas de

camaradas viejos en el P. Ya sentíamos la responsabilidad de pertenecer al P. supe-

rior, al P. de los mejores y por eso nosotros queríamos ser también los mejores; para

ello empezamos por prohibirnos el ir demasiado al “café”, el jugarnos el dinero y

aplicándonos a nosotros mismos el lema de todo comunista “aprender“ establecimos

una clase de cultura a la que acudíamos dos horas todas las noches.

Así transcurrió el tiempo hasta que un día vimos a los guerrilleros y nos

incorporamos rápidamente a la lucha heroica, que nos abrió el camino para

conquistar una vida de felicidad y progreso como vosotros la estáis viviendo

en el glorioso país del socialismo, en donde todos los ciudadanos tienen el mis-

mo derecho de aprender, dode no existe quien viva del trabajo de otro y todos

los adelantos de la ciencia se emplean para el bien común de todo el pueblo.

El día que sacudí para siempre el yugo de esclavo, que fue el día de mi incor-

poración a guerrillas que fue el día más grande de mi vida, dejé esa vida de

oscurantismo, miseria y corrupción que es el régimen de Franco y me sentí fuer-

te para golpearle hasta aniquilarle proporcionando para nuestro pueblo una vi-

da de felicidad.


Micro-film Nº 134 Pag. 2-Foto 4

En los tres años que llevo en guerrillas, me he desarrollado en todos los

aspectos; físicamente me encuentro como un roble, culturalmente me encuentro

mucho más elevado y políticamente también he prosperado bastante. En los dos

primeros años tuve la gran satisfacción de hacer varias operaciones de propa-

ganda, rodaduras etc., y hoy nuestro trabajo es de aproximarnos todo lo posi-

ble y organizar a nuestro pueblo, creando así las condiciones para terminar

con Franco y lo que él representa.

En los contactos con las masas, son ratos de emoción los que he pasado

constatándo el gran cariño que el pueblo siente por nuestro gran P. y su se-

cretario general, nuestra querida camarada Dolores y viendo el caudal revolu-

cionario que el pueblo posee. Es tanta la influencia del P. en las masas que

quien está dispuesto a luchar contra el régimen solo lo hace bajo la dirección

de nuestro P. Otro de las grandes cosas que manifiesta nuestro pueblo es un

gran cariño y confianza hacia la gran Unión Sobietica, hasta el gran camarada

Stalin.

Grande es el entusiasmo que sentimos al ver como las masas piensan, pero

no es menos doloroso ver como los obreros viven pues si hace tres años vivian

como antes os explico, ahora viven mucho peor. El franquismo en su hurdimiento

y en su empeño de prepararse para la guerra pone a los obreros en una situa-

ción insoportable, han subido los precios de los artículos una barbaridad, mien-

tras que los sueldos están casi lo mismo. Y no es eso solo, sino que el paro

obrero es cada día mayor con el cierre de cientos de pequeñas industrias por

la falta de materias primas y porque los mercados se los han apropiado los

grandes industriales, tanto es así que todas las tiendas y mercados están afo-

rrajados de toda clase de artículos americanos, tales como lapiceros, plumas

radios y en fin, con deciros que hasta las albarcas de goma que tanto se utilizan


Micro-film Nº 135 Pag. 3-Foto 5

en España son americanas.

Cientos de familias campesinas se ven obligadas a emigrar de sus pue-

blos para ir a buscar trabajo, porque los grandes terratenientes solo se preo-

cupan de embolsarse los millones, no les interesa que la tierra esté sin arre-

glar y yermos, y los obreros se mueren de hambre. Así os puedo decir que los

alrrededores de los núcleos obreros hay cientos de miles de familias viviendo en

chozas, como por ejemplo, las chabolas del Turia en Valencia, en donde perecieron

hace año y medio a consecuencia de una riada, miles de personas. En algunas

obras que hay en nuestra zona se dan casos de estar viviendo hasta dos fa-

milias en un corral de ganado. En las barriadas obreras de todas las ciudades lo

obreros tienen que vivir apiñados, dando lugar entre el hambre y la anti-

higiene a miles de enfermedades, como es la “gripe”, en la actualidad, que es-

tán muriendo miles de personas.

Con esta situación en nuestro pueblo, ya os podéis imaginar como vive

la juventud. Da lástima ver como se encuentran los jóvenes, un gran tanto por

ciento sufre la terrible enfermedad de la tuberculosis que es incurable en la

la situación en la que los jóvenes se encuentran. La juventud tiene cerrados

todos los caminos de la vida; un 10% son analfabetos, si quieren aprender al-

gún oficio no se les da ningunas facilidades, muy al contrario, si alguno, por

encima de todas las dificultades, se empecina en aprenderlo, es a base de sufrir

la más inhumana explotación, pues existe una “ley de aprendizaje” que obliga a

ganar el sueldo de aprendiz a los jóvenes hasta los 20 años, sin tener en cuen-

ta sus facultades y el trabajo que realizan.

Es tan trágica la situación de los jóvenes que se dan varios casos de

encontrarnos en días festivos a jóvenes que salen del pueblo por no tener

un traje decente, ni cinco pesetas para ir al baile o al cine.
El deporte está vedado para la juventud obrera, no sólo porque el fran-

Micro-film Nº 135 Pag. 3-Foto 6

quismo ha hecho toda clase de deportes un monopolio suyo, con el fin de

atraer a sus organizaciones a la juventud, cosa que la mayoría odia con toda

el alma, sino también porque los jóvenes que están agotados por el trabajo ago-

biador y la falta de alimentos, no les queda ganas de ocuparse del deporte en

los días de descanso. Así se explica, cómo la juventud en vez de dedicarse a or-

ganizar fiestas, equipos de fútbol en sus barrios, meriendas en el campo u

otras diversiones, se encuentran en cualquier placetuela, jugándose 50 céntimos

a las chapas, como si fueran viejos que no pueden arrastrar las piernas.

Los únicos que aquí en España pueden ejercer el deporte, disfrutar

de las diversiones de la juventud, son los hijos de los burgueses, que además

tienen todas las comodidades y la ínfima -------- que el franquismo ha podido

arrancar, lanzándose al estraperlo o encuadrándoles en esos asquerosos “campa-

mentos-escuelas”.

Si hablamos de la juventud femenina, es conmovedor cómo se encuentra.

En muy pocos trabajos se emplea a las mujeres, pero en los que se emplean,

nada más que por ser mujeres, ya ganan el cuarenta o el 50% menos que los hom-

bres; la mayoría de las jóvenes se ven obligadas a servir a los burgueses, te-

niéndo que soportar todas las impertinencias de ésta vil canalla y los más de

los casos, teniendo que tener una resistencia de bronce, para no ser víctimas

de esos señoritos y las mandan al fango y a la prostitución.

El franquismo ha hecho grandes esfuerzos para ganarse a la juventud,

pero bien poco ha conseguido. En la casi totalidad de los pueblos no existe

ninguna organización juvenil fascista. Las que hay en las capitales, están

formadas por reducidos grupos, todos hijos de falangistas y empleados del gobierno.


Micro-film Nº 136 Pag. 4-Foto 7

La juventud odia al régimen; lo podemos decir con seguridad; y lo odia

porque sabe que es el franquismo el que cerró el camino de la libertad y pro-

greso que sus padres abrieran con su sangre y sus luchas al implantar la Repú-

blica y lo odia mucho más por que ve que es el franquismo el que quiere lanzar

a pueblo español a la guerra de exterminio que los imperialistas preparan. En

relación con esto, la juventud ha sentido una gran indignación al enterarse que

el jerifalte falangista Lequeria había ofrecido dos millones de jóvenes a los

imperialistas americanos, como carne de cañón barata. El odio que los jóvenes

sienten contra el franquismo y la guerra, se pone de manifiesto en los cuarte-

les, en donde en muchos casos ya se tienen asignados los grupos que tienen que

matar en un caso dado a los jefes de los falangistas y manchados en sangre y es muy

corriente oír decir “como tenga que tirar tiros, el primero para el capitán”

Nosotros no tiramos contra nuestros hermanos los jóvenes soviéticos

La juventud se incorpora con ardor a la lucha, eso lo demuestran las cientos

de letreros que aparecen en las calles de Madrid, Barcelona, Sevilla y otras

capitales con las consignas de: “Los jóvenes españoles no haremos la guerra

contra la U.S.”, “Franco es la guerra”, “La república es la paz”, “ Muera Franco”

“Viva la república” y otros muchos.

Aquí en la Región de Levante se nos dan casos maravillosos. Con frecuencia

los jóvenes toman en sus manos las tareas más difíciles, influenciando grande-

mente en el ánimo de sus padres. Os daré algunos casos para que os hagáis una

idea: En un pueblo de la zona nuestra, había un grupo de la J.S.U. organizados,

desarrollando una gran actividad. El enemigo, sintiéndose incapaz de descubrir-

lo inventó una vil provocación.: un día la guardia civil del pueblo, se presentó

con un hombre amordazado e hizo correr el bulo de que se trataba de un guerrillero

hecho prisionero, hicieron la pantomima de que le estaban torturando.
Nuestros jóvenes reaccionaron inmediatamente preparando un plan para liberar

Micro-film Nº 136 Pag. 4-Foto 8

al que ellos creían un camarada. Ya se disponían a asaltar la cárcel, cuando

los responsables del P., descubriendo la vil estrategia y poniendo en guardia

a nuestros jóvenes, evitaron que cayeran en la trampa.

En un punto de apoyo de la zona, había una chica de 20 años que estaba rea-

lizando unos magníficos servicios; en uno de éstos le cogieron con artículos

para nosotros, no pudiendo ocultar que estábamos en contacto. Los perros civileros

se ensañaron con ella, aplicándole toda clase de torturas; la colgaron por de

los pies, le aplicaron hierros calientes en los pechos, la pisotearon, trataron

de violarla, todo con el fin de hacerle hablar, pero nuestra heroica camarada

resistió todas las torturas sin dar siquiera un indicio de dónde nos encontrábamos.

Otra chica de 17 años le indicamos que tenía que llevar una razón a un

camarada que vive a 12 kmts de su casa y sin avisarnos se marchó. Se marchó

de noche porque al otro día tenía que hacernos la comida, el pan, y la-

varnos la ropa. Así podía citaros decenas y decenas de casos, pero no lo ha-

go por no hacerme interminable.

Pero si grande es ya el odio y la combatividad de nuestra juventud, todavía

será mucho mayor, porque de ello estamos empeñados los comunistas, jóvenes

conscientes del deber que nos llama a hacer justicia a los asesinos de nuestro

pueblo, inspirándonos en las gestas gloriosas de la J.S.U. en nuestra guerra ; en

la juventud soviética y en su glorioso Konsomol que tantos héroes dio por la

libertad de los pueblos del mundo y dirigidos con mano firme y segura por nues-

tra entrañable camarada Dolores.

Sabremos dar ejemplo de heroísmo y combatividad, trayendo así al camino de

la lucha a todo nuestro pueblo y haciendo honor a nuestro P. y a todos los que

por él dieron su vida.

Micro-film Nº 137 Pag. 5-Foto 9

Cuando luchamos aquí, en el interior del país, queridos camaradas, lo

hacemos con el gran entusiasmo de hacer de nuestra España, en ruinas y empobre-

cida. una España floreciente de felicidad y de progreso; luchamos con la con-

fianza de que en ésta gran tarea, vosotros que os habéis educado en el gran

país del socialismo, limpios de todos los prejuicios burgueses, con los cono-

cimientos de la ciencia y de la técnica moderna, seréis los pilares de la

nuéva intelectualidad española; lo hacemos seguros de que vosotros, obreros

ya socializados, estajanovistas abnegados, como Mauricio Cerrudo. Enrique Estar-

les y otros, seréis nuestros maestros en ésta gran tarea de reconstrucción de

nuestro país, construyendo una floreciente República popular y siendo una ayu-

da más que considerable para marchar a pasos agigantados a la edificación del

socialismo.

Para poder realizar mejor éstas tareas, es preciso, camaradas, que voso-

tros que tenéis todas las facilidades, que tenéis el gran apoyo (mil veces agra-

decido por nuestro pueblo) de la gran Unión Soviética, del Partido bolchevique

y del gran Stalin, que podéis contar con el estímulo y cariño de lo más honrra-

do de nuestra Patria, estudiéis más y más, pensando que todo será poco, para

reconstruir nuestra España empobrecida y arruinada.

De mi parte, camaradas, os doy mi palabra de seguir luchando, hasta el com-

pleto hundimiento del capitalismo, inspirándome en las gestas heroicas de Euge-

nio Mesón, Justo Conesa, Lina Odena, Casto García Roza, Zoya, Matrosov, José

Albar, y Rubén Ruiz Ibarruri, siendo mi honor y mi gloria ser lo que ellos fueron

y estando dispuesto a llegar donde ellos llegaron si la lucha lo exige.

Con un gran orgullo de poderme dirigir a vosotros, a pesar de la gran

distancia que nos separa y los grandes esfuerzos que el franquismo y el impe-

rialismo realizan por aislarnos y convencido de los irrompibles lazos que nos

Micro-film Nº 137 Pag. 5-Foto 9

unen, me despido con la completa seguridad de que muy pronto nos podremos

abrazar en nuestra España liberada.

Sin otra cosa, os abraza, vuestro camarada.

JUANITO

20 de Febrero de 1951





Micro-film Nº 340 Pag 1 – Foto 77-78


LEVANTE.


INFORME DE CONSTANTINO ENGUÍDANOS RUIZ “JUANITO”



Después de siete días de marcha habiendo pasado algunos sin comer, lle-
gamos al campamento donde habían estado los guerrilleros, que estaba des-
cubierto por el traidor Arturo (“El Manco”), y nos quedamos en él para al
otro día ir a coger los fusiles que estaban por allí escondidos. Un rato
antes de ponerse el sol salimos para coger los fusiles, y a 200 metros del
campamento nos encontramos con la guardia civil que nos estaba esperando
o venía hacía el campamento y nos hizo fuego matando al camarada JUANETE
SIMARRO. De los tiros salimos junto los tres jóvenes con el guerrillero
VITINI que era el que acompañaba al de mi pueblo. JUAN JOSÉ salió solo
y se marchó a Valencia en donde hizo contacto con el Partido y luego no
acudió a las citas que se le marcaron.

Seguimos los cuatro la marcha en busca de los guerrilleros, por media-
ción de los puntos de apoyo, porque la estafeta en donde nos esperaban no
la sabía nada más que el otro elemento y se había largado dejándonos aban-
onados. Llegamos a un punto de apoyo después de tres marchas casi
sin comer, y había en la casa 20 civiles y a los dueños los habían ence
rrado el la cárcel por culpa del tal Arturo. Aquél día a las tres de la tar-
de estaba de guardia FRANCISCO SERRANO, grita, que vienen los civiles y salió corriendo sin volverle a ver más. Nosotros miramos por allí y no vimos
nada. Fue a parar a Valencia en donde se juntó con JUAN JOSÉ o FELIX
que le llamaban en guerrillas, y le proporcionó el contacto con el Partido.

Me dijeron que subía otra vez para guerrillas y que en Marines un trai-
dor los vendió matando a un enlace y a él dejándolo gravemente herido.
Después ya no he sabido nada más de él.

PEÑARANDA y yo continuamos la marcha con VITINI y después de unos días de marcha penosos por la lluvia y la poca comida, llegámos el día 16 de
Mayo a El Más de Olmo de Ademúz en donde casualmente encontramos a dos


Micro-film Nº 341 Pág 2 – Foto 79-80


Levante. ( Informe de “Juanito”)



guerrilleros en casa de un enlace y aquella noche llegamos al campamento
que estaba en los montes de Camarena.

La primera temporada la pasé sin casi apercibirme de lo que sucedía
dentro del grupo, porque con la idea que yo tenía de los guerrilleros, creía
que todo lo que hacían estaba bien hecho y no me paraba a pensar si una
cosa era justa o no, que se hiciera como se hacía. Como yo era nuevo allí
y no conocía otra forma de actuar, aquella para mí era la buena. La primera
vez que yo paré atención fue cuando en una reunión con el Estado Mayor y
el responsable político, después de decir como allí se actuaba, criticaron
duramente las cosas que allí se hacían. Hasta entonces yo no sabía lo
que era una crítica porque en los cuatro o cinco meses que llevaba no habíamos hecho ninguna reunión del Partido.

El jefe del campamento era Antonio. Éste elemento hacía vida de señorito
en el campamento; ni iba a por leña, ni agua, ni hacía guardia. En el campa-
mento hacía el favoritismo con unos y a otros les amargaba la existencia.

De operaciones no salía nunca porque decía que el jefe debía de estar
en el campamento. Una vez salimos todo el grupo, que éramos 10 guerrille-
ros, pero él no llegó a operar en ningún lado. Cuando llegamos a una zona
buscada, se instaló en un sitio y nos mandó a 8 en dos grupos a operar y él
con otro se quedó allí de “jefe” de campamento. Además un grupo de los dos
iba sin ningún arma automática y él se quedó con una metralleta. Hechos de
cobardía y provocador tenía éste elemento, en cada paso uno. Ningún gue-
rrillero le quería a pesar de lo hipócrita y lo falso que era.

Mientras él estuvo de responsable salimos dos o tres veces a echar pro-
paganda y a poner pancartas. El grupo en dónde yo iba estuvimos esperando
en el Rayo Cerezo, en un molino que resulta que antes había sido punto de
apoyo. Nos llevamos un poco de comida diciéndole que si era cierto que
había sido punto de apoyo volveríamos a pagarle aquello, pero ya no hemos


Micro-film Nº 342 Pág 3 – Foto 81-82


Levante. ( Informe de “Juanito”)



vuelto. Estuvimos también en Torre Alta y operamos en una casa cogiendo
ropa y comida de una casa de un burgués. De política no se hacía nada a pesar
de que en la calle detuvimos a medio pueblo.

En la reunión que antes he dicho quitaron de responsable al que tenía
mos y pusieron a VITINI, que había venido de otro grupo. Cuando VITINI es-
taba de responsable salimos un grupo al mando de Bienvenido para volar un
xxxxx tren, el cual se voló a ciegas, o sea sin saber el tren que iba a
venir. El tren que pasó fue uno mixto que le llamaban el borreguero; vícti-
mas yo no sé si hubo alguna o no. Otra vez salimos de operación todo el
grupo y en un pueblecito de los montes Universales, que no puedo recordar
cómo se llama, quisimos coger al alcalde y hacerle un rescate. Pasaron VI-
TINI y VIRIATO al pueblo y al estar en casa del alcalde dejaron salir a una
mujer que se fue a avisar al ayuntamiento donde estaba reunido su marido
con los concejales; éstos al saber lo que había, cogieron las escopetas y
salieron a por los guerrilleros; tan ciegos iban que el alcalde se encon-
tró en su casa a un amigo de Ballanta, y sin conocerle le soltó los dos ti-
ros de la escopeta, matándolo. A los camaradas también les tiraron en la
calle, pero solo le alcanzaron unos plomos a VORIATO en una pierna. El Go-
bernador de Teruel regaló una pistola ametralladora al alcalde. Continua-
mos aquella marcha y un día nos sorprendieron unos cazadores en el término
de Bronchales (Teruel). VITINI tenía ganas de operar allí en una casa de
campo y no nos retiramos lo debido, haciéndolo allí a un kilómetro, en un
sitio pelado. Al otro día, a las ocho de la mañana se nos echó encima la guar-
dia civil. Antonio, que estaba de guardia, en vez de disparar dio el grito
de ¡ Los civiles ! y salió corriendo; los demás al verlo a él salimos tam-
bien corriendo. Los civiles echaron el alto dos o tres veces y luego se
liaron a tiros desde varios sitios, matando al camarada VIRIATO e hiriendo
a VITINI y a RUFINO. Entonces nos retiramos para el campamento sin operar.





Micro-film Nº 343 Pág 4 – Foto 83-84


Levante. ( Informe de “Juanito”)



Al poco de llegar al campamento advertimos una gran movilización y vi-
mos a los civiles en un campamento que habíamos estado antes. Nosotros
pensamos que alguien lo había declarado, pero no sabíamos quién. Después
ya ha estado claro quien fue, pues en aquél campamento había estado hacía
unos 15 días el responsable del Partido de Valencia, o sea el traidor TO-
MÁS y sin duda lo había declarado. Entonces tuvimos que abandonar aquella
zona trasladándonos a pasar el invierno en el término de Santa Cruz, cerca de
la aldea del Marqués. En aquel invierno no hicimos más que ir a suminis-
trar al Más del Olmo, que es donde teníamos los enlaces y que estaba a dos
jornadas del campamento, y de vez en cuando a por unos borregos del primer
corral que los encontrábamos.

Entrada la primavera, como no teníamos dinero, salieron a casa de un es
traperlista con un grupo de camaradas, cogiendo 30 mil pesetas. Después fui-
mos todo el grupo al Val, aldea de Ademuz y les quitamos los jamones a los
que nos habían dicho que eran de derechas y 14.000 pesetas al alcalde por
haberse chivado los hijos de nosotros. Después fuimos a Pedro Izquierdo don-
de cogimos comida para hacer un viaje y les hablamos al personal del pueblo
que reunimos en casa del alcalde. Continuamos la marcha y en un punto deter-
minado, los tres responsables: VITINI, BIENVENIDO Y MATEO nos dijeron
que nos volviéramos al campamento. De haber tenido más experiencia hubié-
semos sabido la idea que llevaban, pero así nos engañaron diciendo que se iban a hacer una operación. La operación que hicieron fue venirse a Francia. Estos
nos dejaron la armas en un agujero y una nota en un punto de apoyo dicien-
do dónde estaban. Cuando íbamos TOMÄS y yo a por ellas, me dejó solo, deser-
tando. Yo cogí la metralleta que habían dejado y marché a un punto de apoyo
para juntarme con GRANDE.

En los grupos sólo se hacía que vegetar. Si algún trabajo encomendaban
desde la dirección, toda la banda de traidores que teníamos dentro lo sabía





Micro-film Nº 344 Pág 5 – Foto 85-86


Levante. ( Informe de “Juanito”)



también. Las reuniones que se hacían no eran sanas, se hacía una “política”
de pelotilla, se hablaba mal unos de otros en los corrillos y en las reu-
niones ninguno tenía que decir nada. Cuando uno decía las cosas como
las veía y las sentía, se le criticaba de chismoso y se le guardaba rencor.

Algunos elementos se dedicaban a enfrentar a unos con otros. Referente a
esto me acuerdo de un caso que no se me olvidará nunca porque me hizo que-
brarme los cascos para saber cómo podía haber sido aquello. El caso sucedió entre MANOLO,el hermano de JACINTO, y yo. Vivíamos en el campamento MANOLO y yo magníficamente compenetrados y por coincidir mi genio con el
suyo siempre estábamos de broma. Llegó a pasar una temporada en aquel cam-
pamento el traidor NUÑEZ y al poco tiempo sin darnos cuenta estábamos los
dos enfrentados y discutiendo por lo más mínimo; a tal punto llegamos que
ya nos teníamos rencor. En una reunión lo planteé tal y conforme era, pero
sin saber porqué había sucedido aquello. Cuando me lo expliqué fue al leer
y estudiar el artículo “Hay que aprender a luchar mejor…” que comprendí
cual era la labor de los traidores en nuestras filas y entonces recordaba
cuando aquél elemento me hablaba mal de MANOLO mientras que a él le hacía
lo mismo. No lo he podido comprobar, porque cuando yo comprendí esto ya
había muerto el camarada MANOLO, pero no me cabe duda por lo que después
he conocido y porque coincidía exactamente con las fechas que él estuvo
allí. Este caso me dio la explicación de por qué en los campamentos se te-
nía pugna y no había cordialidad.

De los elementos que se largaron, puedo decir que de momento me sorpren-
dio, aunque después me he explicado el porqué de todo aquello, confrontando
los casos que tenía, con la experiencia y conocimientos recibidos después.

VITINI era un aventurero, degenerado, que no había estado a gusto nada más
que cuando había puntos de apoyo donde ir a ver mujeres y a dárselas de
“gran jefe”. Cuando las cosas se pusieron serias, duró un poco tiempo ha-



Micro-film Nº 345 Pág 6 – Foto 87-88


Levante. ( Informe de “Juanito”)



ciendo de vez en cuando una escapada a pasar unos días en las casas, con
cualquier excusa. Cuando esto se terminó, se le echó el mundo encima, hacien-
dole la vida imposible a todo el que estaba a su lado, hasta que se marchó.

MATEO era un hombre cansado, con poco impulso revolucionario. Llevaba
tan difícil la montaña, que le hacía siempre estar de crítica en los corri-
llos y desmoralizando a los camaradas.

BIENVENIDO era hombre más firme, pero estos dos elementos lo quebranta-
ron y con unas entrevistas que tuve con la familia, lo tiraron al suelo.
Las ideas que tenía eran extrañas porque venía del campo anarquista, pero
su instinto era revolucionario.

TOMÁS era un hombre que, desmoralizado por toda esta serie de elementos,
y cansado ya de estar en la montaña, vio la posibilidad de marcharse a Bar-
celona y no la desperdició. Este en su estado de descomposición le hacía la
vida imposible a todo el que estaba a su lado.

Cuando me junté con GRANDE, estuve un poco tiempo con él y luego me de-
jó junto con FRASQUITO, ENRIQUE Y PEÑARANDA, para dar un golpe de dinero, que no le llegamos a dar porque en aquellos días nos llegó la noticia de
que habían llegado los camaradas del Regional, los primeros libros e instruc-
ciones.

Hasta que llegaron los camaradas del Regional, en los campamentos se
estudiaba muy poco; la mayor parte del tiempo se pasaba hablando de muje-
res, de planes aventureros para el futuro y jugando al ajedrez. Desde en-
tonces hacia adelante, ya estudiábamos más, pues yo cogí con mucho entusias-
mo aquellos libros, que desde un principio yo comprendía que nos hacían mu-
cha falta. Estaba en ésta tarea de leer todos los libros que me dieron
cuando pasó la catástrofe de Santa Cruz, que(cuando)vino a parar PEDRO al grupo
que yo estaba y nos organizó el estudio de algunos materiales.


Micro-film Nº 346 Pág 7 – Foto 89-90


Levante. ( Informe de “Juanito”)



Entonces formaron el Regional entre PEDRO, JOSÉ MARÍA Y GRANDE.
Yo seguí con ellos para realizar los servicios que ellos me encomendaban. Entre
los servicios que hice, uno hay que me dio mucha experiencia, y fue un
viaje que hice con GRANDE al 17 Sector, en el mes de mayo y junio. Nos en-
contramos con aquellos camaradas, sin ánimo ni para resollar, carcomidos por
una serie de provocadores que tenían en las organizaciones, con toda una serie
de deformaciones políticas, y resignándose a vivir sin hacer nada
con el dinero que les había dado el partido. Entre éste viaje que duró
dos meses y pico, y otro que hice acto seguido para esperar al grupo que
tenía que llegar de Francia, pasé por el 17 Sector todo el verano y parte
de la primavera y el otoño. Allí llegué yo a la conclusión de que algunos
elementos que había entre nosotros, estaban haciendo más daño que los ele-
mentos que se habían largado.

En éste periodo, según me enteré después, actuaron en el Regional algu-
nos provocadores, minando la unidad y la disciplina del Partido; poniendo
en peligro la estancia de los camaradas del Regional, y haciendo llegar al
enemigo los métodos de nuestro trabajo. Con la estancia en ésta temporada
de PEPITO Y GRANDE, que habían sido antes los jefes de la Agrupación, jun-
tos con PEDRO y JOSÉ MARÍA, que era ahora los máximos responsables y diri-
gentes, creyeron estos provocadores haber llegado la hora de enfrentarlos
y echaron toda la carne en el asador para conseguirlo, pero no lo consiguie-
ron ya que llegó el tiempo de la horma de su zapato, que el partido le enviaba.

Cuando GRANDE y JOSÉ MARÍA salieron para el 17 Sector, para juntarse
con el grupo que llegó de Francia, aquellos elementos se lanzaron en pro-
vocación abierta a terminar con el Partido en aquella zona. Al enemigo lle-
garon noticias de cómo se desenvolvían los camaradas; en un librito de
la “provocación” llegaron a escribir ¡ Viva Quiñones ! y en el campamento
empezaron a hacer la labor derrotista descaradamente, enfrentando a unos




Micro-film Nº 347 Pág 8 – Foto 91-92


Levante. ( Informe de “Juanito”)



camaradas con otros, y haciendo la vida imposible a camaradas sencillos co-
mo el Moreno que estaba de responsable. Pero la sorpresa que los partió
por el eje fue que volvieron enseguida los camaradas con refuerzo y cor-
taron radicalmente todos sus planes.

Cuando el camarada ANTONIO Y JOSÉ MARÍA me plantearon el intervenir
para quitar de en medio a esos elementos, fue para mí un orgullo que el Parti-
do me encomendara esos trabajos. Y cuando actué lo hice con la convicción
completa de que cuando el Partido tomaba una decisión es porque tiene mo-
tivos para ello; además yo conocía ya las cosas que atrás señalo, que eran
suficientes para que yo viera justa y necesaria ésta decisión. Las veces que
actué, lo hice con toda la fuerza que da a un comunista lanzarse sobre el
enemigo. Ahora, lo que sí me causaba impresión era andar entre ellos desnu-
dándolos y enterrándolos. Hoy, aunque estoy seguro de que en cualquier
ocasión que me encuentre no me ha de faltar valor para hacer lo de enton-
ces y todo lo que sea necesario, confieso que ese trabajo es para mí el de
mayor sacrificio.

Este invierno yo no actué como era debido. xxxxxxxx Eche a perder un
tiempo precioso porque leía muy poco, y cuando leía, no me enteraba de lo
que estaba leyendo, por estar mi imaginación en otro sitio. Aquel invierno
estuvieron en el campamento CONCHITA Y LINA, y allí era donde en todo momento estaba mi imaginación. LINA se me metió en la cabeza y no salía ni
a escopetazos. Hice esfuerzos para estudiar, pero eran en vano, porque siem-
pre estaba ella por delante. Yo veía que no estaba cumpliendo con mi deber
y esto me hacía estar de mal humor, cuando no estaba con ella y pensaba
en mí. Mientras tanto veía a los camaradas del Regional tratando de ele-
varme entre los demás camaradas; aunque delante de mí nunca decían nada,
yo lo adivinaba en las miradas de los camaradas y para acabarme de con-
vencer, lo que me dijo JACINTO: “yo no sé por qué los camaradas te adulan





Micro-film Nº 348 Pág 9 – Foto 93-94


Levante. ( Informe de “Juanito”)



tanto, porque, la verdad es que yo no veo en ti ninguna cosa extraordinaria.
Esto me extrañaba a mí que lo hicieran, cuando yo no estaba cumpliendo
como era debido, haciéndome pensar que los camaradas lo que estaban e-
ra preocupados, creyendo que mi estado anormal se debía a que no había sa-
bido interpretar los hechos pasados. El pensar que los camaradas pudieran
dudar de mí, me sacaba de mis casillas, haciéndome estar de peor humor. En
aquella temporada no me encontraba contento nada más que cuando estaba rea-
lizando un servicio, porque entonces entendía que cumplía con el deber de
comunista, y cuando estaba en el campamento no lo cumplía. Varias veces me
propuse cambiar, pero cuando me ponía a estudiar me venía a mi memoria el
guiñito que me había hecho la chavala un rato antes, las acciones que de
ella me gustaban, o el pesimismo de no cumplir con mi deber y de ver a los
camaradas preocupados por mí.

Mi falta fue no hacerme una autocrítica delante del partido y salir
de aquel estancamiento; los camaradas JOSÉ MARÍA y SEBASTIAN me llama-
ron de una manera hábil a hacerme ésta autocrítica, pero yo no me decidí por
que no tenía confianza de poder rectificar mientras la chavala estuviera con
nosotros. Cuando yo iba cambiando era conforme me iba desilusionando
de ella, con sus hechos de caprichosa y altiva, y sobre todo cuando se
marchó y estuve libre de sus “hechizos”.

Pasamos aquel invierno con el poco dinero que teníamos y lo que los
puntos de apoyo nos ayudaron. Cuando ya no podíamos seguir más adelante
los camaradas de la Regional decidieron solucionar el problema lo antes po
sible, con nuestras posibilidades. Como el tiempo estaba lloviendo y no
nos podíamos decidir a dar ningún golpe , ya que eso era tanto como llevar
a los civiles al campamento, decidieron los camaradas el ir a que nos hi-
ciera un préstamo, quisiera o no quisiera, a un hombre que nos había sumi
nistrado algunas veces, dándonos confianza de que yendo en ese plan no





Micro-film Nº 349 Pág 10 – Foto 95-96


Levante. ( Informe de “Juanito”)



daría cuenta. Se le ofreció volverle el dinero enseguida, pero todavía no
se lo hemos devuelto. Este es un hombre de derechas; había sido alcalde
de una aldea de Mira al acabarse la guerra y si ahora nos ayudaba era por
compromiso. Le cogimos 15.000 pesetas. Pero como este dinero era tan poco en
relación con el que hacía falta, el problema del dinero quedó pendiente.

Esto nos tenía imposibilitados. No pudimos tocar puntos nuevos porque pa-
ra eso siempre hace falta dinero; propaganda tampoco podía salir, estando
reducidos a nuestros puntos de apoyo vendidos al enemigo o localizados,
cuando menos.

El enlace del “Collado” (Utiel) estaba localizado por el enemigo. Noso-
tros nos habíamos visto obligados a sobrecargarlo de trabajo haciéndole
comprar muchos artículos; algunas veces tuvo que traernos comida sin dar-
le dinero, teniéndola que comprar fiada en los comercios. Todo esto ya po
día causar sospecha, pero yo no sé si lo descubrirían por eso, o porque el
traidor TARZÄN lo declaró. Lo cierto es que los civiles ya lo tenían lo-
calizado y no le querían coger, esperándonos a nosotros. Éstos venían con
un camión y se apostaban en un sitio que habíamos pasado muchas veces pa-
ra ir a la casa. Por ese sitio no pasábamos ya hacía tiempo, porque aunque
no nos habían dicho que se apostaban los civiles, a nosotros no nos gusta-
ba por lo estratégico que era. Aquella noche tuvimos que hacer una jornada
muy larga y, para no llegar de día al sitio, decidimos pasar por allí, que
era el camino más corto y cuando llegamos al sitio más estratégico para una emboscada, los civiles que nos estaban esperando, nos soltaron unas ráfa-
gas a boca-jarro que hirió a SIMÓN; yo les contesté con unas ráfagas y ya
no tiraron más. En vista de lo sucedido nos retiramos para el campamento.
Después nos dijo un enlace que los civiles cogieron un camión, y sin dejar
salir de la cabina al chófer, metieron en el camión personal herido o muerto,
aunque no sabían cuantos; al llegar a Utiel recularon el camión en el
cuartel y bajaron lo que habían subido, sin dejar enterarse al chófer.




Micro-film Nº 350 Pág 11 – Foto 97-98


Levante. ( Informe de “Juanito”)



Al otro día metieron al enlace en la cárcel y a mi parecer debió de
cantar mucho. Él mandó a decir que la guardia civil sabía cosas que no po-
dían ser conocidas nada más que declarándolas TARZÁN, y que él no había po-
dido ocultar nada porque lo conocían todo. A los pocos días le soltaron,
extrañándole a todo el mundo; a nosotros también nos habría extrañado si
no hubiésemos conocido los métodos de enemigo. Mi parecer es que él le
había ofrecido algo al enemigo, y por eso lo soltaron. Al ver que nada de
lo que ellos querían les proporcionaba, lo mataron. Últimamente teníamos
contacto con un guarda, que antes teníamos contacto con él, por medio del
enlace de “Collado”, y que lo mataron junto con él. Éste nos dijo que CASTO
le había dicho que no fuéramos por su casa. Por las conversaciones que
ellos tenían y que éste hombre nos contó, debió de salir algo quebrantado
de la cárcel, pero sin estar dispuesto a hacernos ninguna emboscada.

Otro punto de apoyo, el de las “Chivas”, estaba también localizado por
el enemigo y nos estuvieron esperando los civiles alrededor de la casa,
apostados mucho tiempo. Al ver que no nos podían cazar, se llevaron al en-
lace con el fin de corromperlo con ofrecimientos y dinero. Esto lo hicie
ron sin que nadie se enterara, pero no llegaron a conseguir nada porque el hombre se mantuvo entero. Después se lo llevaron y le llegaron a hacer has-
ta simulacro de fusilamiento, pero al parecer no se doblegó.

Los otros enlaces que habían, eran los de Calles, que si no estaban to-
dos vendidos al enemigo le faltaría muy poco.

Con idea de solucionar lo del dinero, salimos del campamento SEGUNDO,
MATIAS,CASTO y yo. Nos informaron de que un elemento tenía mucho dinero,
pero luego era mentira y no le pudimos sacar nada más que 20.000 pesetas.

Como aquello no era suficiente, salieron enseguida los camaradas y cogie-
ron a otro hombre que no era malo, también por una mala información, y




Micro-film Nº 351 Pág 12 – Foto 99-100


Levante. ( Informe de “Juanito”)



le sacaron 15.000 pesetas. Éstos dos, uno era de Utiel y el otro de Corra
les, aldea de Utiel.

A consecuencia de éstos golpes, de los rastros del invierno y de algu-
nos chivatazos que posiblemente hubo, los civiles nos andaban rondando has-
ta que dieron con el campamento que estaba el Regional y las chicas. An
damos por allí un mes y pico revueltos con los civiles, y luego JOSÉ MARÍA
se marchó con las chicas para el grupo del CHAVAL.

Cuando JOSÉMARÍA se marcho yo me quedé con Grande. Pasados unos días,
salimos para el grupo de FORTUNA, para dar un golpe de dinero. Estando pa-
sando el día en un cerro de Camporróbles, después de habernos juntado con
FORTUNA y los que iban con él, se nos metió encima un cazador de la Lobe-
ruela, aldea de Camporróbles. De ésta aldea teníamos la información de que
una vez iba un hombre ambulante por las orillas del pueblo y salieron unos
cuantos con escopetas, creyendo que eran los guerrilleros. A él le sacamos
que también había salido con la escopeta, aunque decía que lo que creía es
que era un ladrón. Pasamos el día con él, sin podernos mover por estar cu-
biertos solo con dos chaparros teniendo a 400 metros a tres civiles pasando el
día debajo de un pino. Como teníamos pendiente el problema del dinero y
aquel tenía posibilidades, tratamos de sacarle una multa, pero luego vimos
que era imposible porque en la aldea estaban movilizados y al atardecer
los civiles se fueron también a ella. Entonces, viendo en éste hombre a un
enemigo y estando más seguros de que se chivaría que de que no, decidimos
colgarlo.

Para que causara más confusión al enemigo, y seguros que tomarían repre-
salias contra aquellos civiles, decidimos dejarlos en el sitio que los civiles
habían pasado el día. Lo que los camaradas nos señalaron que habíamos
hecho mal, fue no dejar un letrerito diciendo por qué lo ajusticiábamos y
sobre todo que algunos camaradas lo desvalijaron, quitándole todo lo que



Micro-film Nº 352 Pág 13 – Foto 101-102


Levante. ( Informe de “Juanito”)



llevaba. MATÍAS y yo no estuvimos en el acto por tener que ir a una estafe-
ta que teníamos con los camaradas.
El sargento que pasó allí el día, nos dijeron que le habían destituido.

Continuamos la marcha hasta el término de Villamalea, que cogimos a
“Pela Vivos”, un usurero que se había chivado de unos campamentos que ha-
bía visto abandonados; le sacamos 50.000 pesetas y luego la guardia civil,
por no dar cuenta en el momento, le sacó 30.000 más.
Después de regresar y pasar unos días en el campamento, salimos MATÍAS
y yo para realizar el servicio de ver a un enlace, saber si uno que habíamos cogido unos días antes, había visitado la estafeta que le pusimos y tocar
una casa con la idea de hacerla punto de apoyo. Después de comprobar
que los servicios no los podíamos realizar, estábamos pasando el día en un
caseto del llano de Utiel. A las diez de la mañana se nos acercaron unos
hombres que nos parecieron adinerados y como teníamos falta de dinero deci-
dimos cogerlos y hacerles un rescate. Los tales señores eran un comerciante
y el dependiente, al parecer con poco dinero; nos dijeron que la tienda
valdría 8.000 pesetas, siendo de tres, y que tenía en el Banco 30.000 pts.
Le pedimos 15.000 y a las dos horas nos las había traído; le aconsejamos
que no diera cuenta, y al parecer no dio.

En el periodo que estuvimos con GRANDE, y luego que JOSÉ MARÍA se
reunió con nosotros, fuera de las operaciones que he contado y algunos otros
servicios, no hicimos nada más que estudiar en el campamento y suminis-
trarnos. Yo no sé la idea que ellos tendrían, pero estábamos viviendo con
dos puntos de apoyo y uno ya lo estaban rondando porque había estado en
la cárcel por suministrar a guerrillas. Yo pensaba que en ese estado no
dábamos ningún rendimiento y que así no podíamos estar mucho tiempo, pero
que cuando el Partido no había decidido otra cosa sus razones tendría.

De los trabajos a realizar con relación a organizar el Partido, luchar



Micro-film Nº 353 Pág 14 – Foto 103-104


Levante. ( Informe de “Juanito”)



por la Paz, resistencia al franquismo, etc, yo no veía ningunas posibili-
dades dentro de un marco tan estrecho, porque aquellos dos puntos de apoyo
bastante hacían con suministrarnos. De lo demás yo no me preocupaba por
que como los camaradas tenían contacto con el Partido, sabían como tenía
mos que actuar y que era lo que teníamos que hacer.

Con la intención de no pasar todo el invierno juntos por ser mucho
grupo, decidieron los camaradas que nos marcháramos 5 camaradas a las pro-
ximidades de uno de los puntos de apoyo, sin otra misión que estudiar, ha-
blar con el campesino que nos suministraba y atender la estafeta del CHA-
VAL, que estaba por allí.

Allí estábamos cuando llegó el CHAVAL con la noticia de que el Partido
había decidido que abandonásemos la montaña. Salimos para donde estaban los
camaradas que estaban suministrándose del otro punto de apoyo y de uno
nuevo que habían sacado en Sinarcas, que fue el que después nos preparó
la emboscada.

Nos dijeron de principio que dejábamos la montaña para continuar la lu
cha en la capital. A mí me causó gran alegría la noticia de que íbamos a
trabajar entre las masas, porque esas eran y son mis ilusiones, y sobre to-
do si el trabajo es entre la juventud.
Estuvimos unos días en el campamento y cuando salimos para el punto de
partida, fuimos a suministrarnos al enlace de Sinarcas y nos tenían prepa-
rada una emboscada, de la que, después de tirar una ráfagas, salimos sin
novedad. Continuamos el viaje para el sitio que estaba TEO, que nos tenía que dar las instrucciones de lo que teníamos que hacer.

Cuando TEO me dijo que salía para Francia para entrevistarme con parte
de la Dirección Central de nuestro Partido, fue para mí motivo de alegría
y de entusiasmo, por tener la dicha de conocer en circunstancias como éstas
a lo más querido y admirado por mí; fue también motivo de alegría por-


Micro-film Nº 354 Pág 15 – Foto 105-106


Levante. ( Informe de “Juanito”)



que sabía que desde ahora en adelante mis esfuerzos serán más eficaces por
haber recibido más de cerca los consejos y enseñanzas de nuestro Partido.

El viaje lo hice sin novedad. Aquí, en Francia, he podido percibir dón-
de llega el internacionalismo proletario, por los contactos que he hecho
con los camaradas de Partido francés; puedo decir que, por todas las casas
que he pasado, he encontrado magníficos comunistas y en la que ahora me encuentro se portan inmejorablemente. Yo por mi parte prometo que haré
los posibles por corresponder a estos magníficos camaradas y por dejar al
Partido en el sitio que corresponde.

De los trabajos que pueda realizar de ahora en adelante, el Partido, es
toy seguro me sabrá colocar en donde más rendimiento pueda dar y en donde
mejor me pueda desenvolver.

--- ( Sin firma )
---- Abril 1952.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal