Nombre:
Lugar: Buenos Aires, Argentina

Dedicado a los luchadores en la guerra civil española y en la postguerra en defensa de un mundo mejor, aquellos que defendieron un gobierno legítimamente constituído. A través de estos tres blog difundiré testimonios que forman parte de nuestra memoria histórica, escritos sobre los derechos humanos en la Argentina , en España, en Latinoamericana, experiencias del exilio y sobre todo aquello en lo que pueda ayudar a través de la palabra escrita en pos de luchar contra el silencio y el olvido que se cierne sobre la sociedad española de hoy. autorizaron a su publicación. Inés García Holgado

viernes, 8 de agosto de 2008

EL HORROR OLVIDADO DE ALMERIA

El horror olvidado de Almería

Un documental recuerda el bombardeo naval nazi sobre Almería en 1937

Este fin de semana se cumplieron 71 años del bombardeo de la armada alemana a la ciudad de Almería. Un hecho que conmocionó a la opinión pública mundial en la primavera de 1937 y que provocó una crisis diplomática internacional. A pesar de la trascendencia de los hechos, este bombardeo apenas es conocido. En el mismo murió una treintena de almerienses, en su mayoría obreros, que fueron sorprendidos de madrugada con una lluvia de artillería naval que superó los 200 obuses lanzados a la ciudad durante tres cuartos de hora. También hubo 150 heridos y unos 200 edificios destruidos. Dicen quienes lo vivieron que en la ciudad "se hizo la noche tres días seguidos" por el intenso humo. El documental titulado Bombas y olvidos. Almería 1937 recoge, por vez primera, el drama de aquella matanza con el testimonio de algunos de su supervivientes y la exhaustiva investigación de historiadores como Sofía Rodríguez López y Óscar Rodríguez Barreira.

Neruda plasmó su rabia por lo sucedido en su poema 'Un plato para el obispo'

El audiovisual, promovido y encargado por la Asociación de Memoria Histórica Rocamar a la productora almeriense 29 Letras, se presentó el pasado viernes en las jornadas El bombardeo alemán sobre Almería.

El 29 de Mayo de 1937, el acorazado de bolsillo alemán Deutschland fue atacado por dos aviones republicanos en aguas de Ibiza. Murieron 24 marineros y otros 72 fueron heridos. El gobierno republicano alegó que el buque alemán disparó primero contra los aviones españoles, que contestaron el ataque. La noticia del incidente provocó la ira de Hitler que se reservó para sí las "medidas de represalias" oportunas. "El propio Francisco Franco dirigió un telegrama a Adolf Hitler en el que expresaba sus condolencias al conocer la 'agresión cobarde' del que había sido víctima el Deutschland. Bastante más sorprendente fue la manifestación desarrollada en Salamanca el 31 de mayo, día del bombardeo de Almería, en solidaridad con Alemania e Italia", explica el historiador Óscar Rodríguez.

La ciudad, que permanecía leal a la República, pagó los platos rotos de aquel conflicto. La comparativa con el otro Gernika es defendida por expertos, si bien Almería jamás tuvo ningún tipo de rehabilitación histórica o política posterior. "No había un objetivo fijo. Se bombardeó la ciudad de forma indiscriminada simplemente para sembrar el terror", apostilla Rodríguez. Rafael Sánchez Segura, uno de los testigos de aquel suceso, narra en el vídeo junto a otros cuatro testigos más el horror vivido. "La gente corría despavorida. Recuerdo a una mujer agarrada a un lienzo de fachada llorando y ensangrentada de cintura para abajo", relata.

El ataque fue perpetrado por un acorazado y cuatro destructores alemanes que se situaron a una distancia de unos 12 kilómetros de la costa y abrieron fuego sin notificación o aviso sobre la población de Almería. Si el atroz ataque que sufrió Gernika se ha convertido en un símbolo de los horrores de la guerra para todo el mundo e inspiró a Pablo Ruiz Picasso su más famoso cuadro, el Guernica, lo ocurrido en Almería también encendió la indignación del chileno Pablo Neruda. Su rabia se plasmó en el sobrecogedor poema Un plato para el obispo.

La poeta y escritora local Pura López recita, casi a modo de epílogo en el documental, sus versos: "Un plato para el obispo / un plato triturado y amargo /un plato con restos de hierro, con cenizas, con lágrimas /un plato sumergido, con sollozos y paredes caídas /un plato para el obispo, un plato de sangre de Almería. / [...]"

El audiovisual, con dirección y guión de Manuel Berlanga, ha contado con la altruista aportación del grupo Sur-Clio de la Universidad de Almería a las órdenes del profesor Fernando Martínez, coordinador andaluz de las universidades andaluzas para las investigaciones sobre la recuperación de la Memoria Histórica. Amén del bombardeo sufrido por las tropas nazis, el trabajo también aborda los otros muchos bombardeos -hasta 52- padecidos por la ciudad durante la contienda española. Así, también se relatan episodios como la desbandada de Málaga en la que unas 150.000 personas huyeron hacia Almería en busca de un lugar seguro. Bombas y olvidos, Almería 1937 transmite la historia vivida "desde abajo" por quienes la sufrieron y padecieron.




Ali Manzano/Identidad Andaluza

La pérdida de libertad, ha supuesto para los andaluces una continua historia de sufrimiento. Condenados al destierro y a la humillación por la conquista cristiana en el siglo XV, no hemos dejado de verter lágrimas de sangre hasta hace bien poco. Uno de los últimos sucesos con los que la historia de España se ensaña con los andaluces, fue el bombardeo al que la armada alemana –nazi- en apoyo del nacional-catolicismo español, sometió a la población civil de Almería.



De sobra conocido es el cuadro de Picasso inspirado en el bombardeo aéreo de Guernica y casi desconocido el poema de Neruda inspirado en el bombardeo naval de Almería. Dos hechos iguales, acaecidos el mismo día, pero con desigual recuerdo. Nuevamente, la historia de Andalucía, escrita desde España, nos relega a los andaluces al olvido. La memoria, es la única arma que tenemos los pueblos derrotados. Recordemos la "rabia" y la "desesperación" que los bombardeos de civiles en Almería produjeron en el poeta chileno y premio Nobel Pablo Neruda y que plasmó en este sobrecogedor poema.



Almería



Pablo Neruda



Un plato para el obispo, un plato triturado y amargo,

un plato con restos de hierro, con cenizas, con lágrimas,

un plato sumergido, con sollozos y paredes caídas,

un plato para el obispo, un plato de sangre de Almería.

Un plato para el banquero, un plato con mejillas

de niños del Sur feliz, un plato

con detonaciones, con aguas locas y ruinas y espanto,

un plato con ejes partidos y cabezas pisadas,

un plato negro, un plato de sangre de Almería.

Cada mañana, cada mañana turbia de vuestra vida

lo tendréis humeante y ardiente en vuestra mesa:

lo apartaréis un poco con vuestras suaves manos

para no verlo, para no digerirlo tantas veces:

lo apartaréis un poco entre el pan y las uvas,

a este plato de sangre silenciosa

que estará allí cada mañana, cada

mañana.

Un plato para el Coronel y la esposa del Coronel,

en una fiesta de la guarnición, en cada fiesta, sobre los juramentos y los escupos, con la luz de vino de la madrugada

para que lo veáis temblando y frío sobre el mundo.

Sí, un plato para todos vosotros, ricos de aquí y de allá,

embajadores, ministros, comensales atroces,

señoras de confortable té y asiento:

un plato destrozado, desbordado, sucio de sangre pobre,

para cada mañana, para cada semana, para siempre jamás,

un plato de sangre de Almería, ante vosotros, siempre.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal