Nombre:
Lugar: Buenos Aires, Argentina

Dedicado a los luchadores en la guerra civil española y en la postguerra en defensa de un mundo mejor, aquellos que defendieron un gobierno legítimamente constituído. A través de estos tres blog difundiré testimonios que forman parte de nuestra memoria histórica, escritos sobre los derechos humanos en la Argentina , en España, en Latinoamericana, experiencias del exilio y sobre todo aquello en lo que pueda ayudar a través de la palabra escrita en pos de luchar contra el silencio y el olvido que se cierne sobre la sociedad española de hoy. autorizaron a su publicación. Inés García Holgado

jueves, 23 de julio de 2009

DOS JUECES DEVUELVEN A GARZÓN LA CAUSA CONTRA FRANQUISMO

Los magistrados analizaban la fosa de García Lorca y el Valle de los Caídos.

Público.es/DIEGO BARCALA - Madrid - 08/07/2009


Ya hay dos jueces de instrucción que consideran que los generales sublevados en 1936 cometieron delitos que deben ser investigados por la Audiencia Nacional por tratarse, entre otros asuntos, de crímenes contra la humanidad. El juez de San Lorenzo de El Escorial, Miguel Ángel Aguilera, se sumó ayer a la jueza de Granada, Aurora Fernández. Son los únicos de los 43 jueces en los que se inhibió Baltasar Garzón el pasado noviembre que han optado por devolverle la competencia de la causa contra el franquismo.


El juez de San Lorenzo estaba encargado de investigar las tumbas que se esconden en el mausoleo del Valle de los Caídos. Sin embargo, considera, en un auto del pasado 2 de julio, que no puede investigar estos hechos de manera "independiente del resto de hechos delictivos". El juez, al igual que su compañera de Granada cuyo cometido era investigar la fosa de Federico García Lorca, argumenta que las "detenciones, secuestros, asesinatos y torturas" pretendían subvertir "el orden constitucional y el poder legítimamente constituido". Por tanto, es un delito contra el Gobierno que corresponde a la Audiencia.



La denuncia analizada por el juez Aguilera fue presentada por Fausto Canales. El padre del denunciante fue asesinado y enterrado en un pozo en Aldeaseca (Ávila) en 1936. Después de 68 años, Canales fue a buscar los restos en 2004. Para su sorpresa no encontró nada y tras investigar en el Archivo General de la Administración descubrió que había sido trasladado al Valle de los Caídos pocos días antes de su inauguración en marzo de 1959. "Se lo llevaron antes para su inauguración, pero a mi tío, que murió en el frente de Brunete, lo trasladaron en 1968", recuerda. Los traslados al Valle de Cuelgamuros, sin el consentimiento de las familias, se prolongaron hasta 1982.

Sólo tres juzgados han asumido la tarea


La devolución de la causa al Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional obliga a su titular, Baltasar Garzón, a elevar ante el Tribunal Supremo una nueva cuestión de competencia. El Alto Tribunal agrupará todos los autos en el mismo sentido para dictar un auto único. La mayoría de los juzgados en los que se inhibió Garzón han archivado la causa. Tan sólo tres juzgados han asumido la tarea y han practicado nuevas diligencias como aperturas de fosas o tomas de declaración a los familiares.


La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que añadió gran parte de la información al sumario de Garzón, espera que más juzgados tomen la misma postura que el de Granada o San Lorenzo de El Escorial. "El de Palencia acabará reenviándolo", pronostica el abogado de la ARMH, Fernando Magán. Este juez señaló en un auto que la competencia correspondía a la Audiencia Nacional.

Otro juez dice que la Audiencia debe investigar la Guerra Civil

Cree que hubo un plan preconcebido de un grupo militar.


El País/JOSÉ YOLDI - Madrid - 09/07/2009



El juez Miguel Ángel Aguilera, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) rechazó ayer su competencia para investigar delitos cometidos durante la Guerra Civil, y sostuvo que debe ser la Audiencia Nacional la que globalmente investigue los hechos enmarcados en un "plan preconcebido" y cometidos por un "grupo organizado militar y rebelde".


El nuevo rechazo a la inhibición de Garzón se une al planteado por la juez de Granada sobre la exhumación de García Lorca, cuya competencia para investigar unos hechos que consideraba crímenes contra la humanidad igualmente rechazó.


El magistrado de San Lorenzo admite que los hechos ocurridos durante el llamado alzamiento pueden ser calificados jurídicamente como rebelión en relación con crímenes contra la humanidad, ya que a su entender se trató de una insurrección que se llevó a cabo para acabar con el sistema de Gobierno, y cuyo instrumento fueron los crímenes contra la humanidad.


El magistrado explica en su auto que hubo "unidades militares que se rebelaron contra el sistema y el ordenamiento jurídico legalmente constituido y para ello se sirvieron de detenciones, secuestros, asesinatos entre otras lindezas", por lo que esos delitos comunes tienen una "clara conexión con el normal desenvolvimiento de las funciones de legislar y gobernar que representa la rebelión".


"Los hechos ocurridos durante la Guerra Civil", afirma el juez Aguilera, "tuvieron incidencia en la Comunidad Internacional; todos los actos delictivos (detenciones, secuestros, asesinatos, torturas) estaban encuadrados y dirigidos al mismo fin: subvertir el orden constitucional y el poder legítimamente constituido, por lo que no puede admitirse la competencia para instruir de forma sesgada lo ocurrido en San Lorenzo de El Escorial, independientemente del resto de hechos cometidos a nivel nacional".


Y ello es así, "so pena de pensar que las acciones delictivas de nuestra historia fueron aisladas, que no estuvieron organizadas en un plan preconcebido, que no fueron cometidas por un grupo organizado militar y rebelde y que en su lugar fueron cometidos a título particular, sin conexión, con una responsabilidad también aislada e individual y diseminada por todo el territorio nacional con coincidencia en el tiempo".


El caso afecta a ocho republicanos sepultados sin su consentimiento en el Valle de los Caídos. Se trata de Celestino Puebla, Emilio Caro, Flora Labajos, Pedro Ángel Sanz, Román González, Víctor Blázquez y Valerico Canales, miembros de la Casa del Pueblo de Pajares de Adaja (Ávila), que fueron fusilados el 20 de agosto de 1936 por un grupo de falangistas. Fueron enterrados en un pozo de Aldeaseca, y desenterrados 23 años después para ser trasladados al Valle de los Caídos un mes antes de la inauguración del monumento por orden de la misma autoridad que ordenó su muerte.Garzón, como ya hizo con el caso de Granada, planteará al Supremo una nueva cuestión de competencia. La decisión afecta también a la querella por prevaricación que el Supremo admitió contra Garzón. Hay al menos seis jueces que creen que Garzón tenía razón, por lo que la prevaricación imputada no es tan grosera como los querellantes pretenden.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal