Nombre:
Lugar: Buenos Aires, Argentina

Dedicado a los luchadores en la guerra civil española y en la postguerra en defensa de un mundo mejor, aquellos que defendieron un gobierno legítimamente constituído. A través de estos tres blog difundiré testimonios que forman parte de nuestra memoria histórica, escritos sobre los derechos humanos en la Argentina , en España, en Latinoamericana, experiencias del exilio y sobre todo aquello en lo que pueda ayudar a través de la palabra escrita en pos de luchar contra el silencio y el olvido que se cierne sobre la sociedad española de hoy. autorizaron a su publicación. Inés García Holgado

domingo, 23 de diciembre de 2007

PERIQUETE JOSE LANDERA CACHON "PERIQUETE" RECUPERANDO SU MEMORIA


La Fosa de Valdediós (Villaviciosa, Asturias)
Recuperando la Memoria de José Landera "Periquete"

Gracias por permitirme tener en este blog que preparo con todo cariño y admiración a Periquete.

Muerte en El Bierzo, 1936

"Yo veo a mi padre en las filas contrarias y lo fusilo" (General Mola a su secretario particular, José María Iribarren)

"Hay que sembrar el terror ...Hay que eliminar sin escrúpulos a todos los que no piensen como nosotros" (General Mola a los alcaldes navarros)

"Los crímenes tal vez pueden prescribir, pero la Memoria de las víctimas nunca" (Rafael Torres, periodista y escritor, autor de "Desaparecidos")



La fosa donde por fín encontraron los restos de José Landera Cachón "Periquete" y su compañero Perfecto Alvarez González "Carrero", el 15 de julio de 2002
Recuperando la Memoria de José Landera "Periquete"

LOS HECHOS QUE SE RELATAN EN ESTA PÁGINA SUCEDIERON HACE CASI 70 AÑOS.

HOY, LA GRAN MAYORÍA DE LOS PROTAGONISTAS HAN FALLECIDO YA; ES POR ESO QUE CON ESTE RELATO NO SE PRETENDE MÁS QUE RECORDAR UNOS TIEMPOS DIFÍCILES QUE OJALÁ NO VUELVAN A REPETIRSE. QUIZÁ ALGUNO DE LOS DESCENDIENTES DE LOS ALUDIDOS AQUÍ LES DUELA TANTO MIRAR ATRÁS COMO A LOS QUE PERDIERON A LOS SUYOS EN CIRCUNSTANCIAS TRÁGICAS COMO LAS QUE UNA GUERRA DEJA CONSIGO.


PERO ASÍ COMO CADA UNO DE NOSOTROS SOMOS RESPONSABLES DE NUESTROS ACTOS, EN NINGÚN CASO LO SERÏAMOS DE LOS DE NUESTROS ANCESTROS.


CIERTO QUE ES NECESARIO PERDONAR, ...OTRA COSA MUY DIFERENTE ES OLVIDAR NUESTRA HISTORIA




Nuestro amigo F.D. no recuerda bien cuando fue la primera ocasión que escuchó comentar que su abuelo tenía un hermano, a quien habían torturado y finalmente matado en una guerra que hubo, en la que su abuelo había estado en ella también luchando, incluso en el bando contrario, que muchos familiares de sus vecinos lucharon y murieron como valientes en la vecina Asturias y otros muchos lugares de España, en las guerrillas, incluso en Europa contra los nazis...Esto despertó en él una enorme curiosidad desde muy pequeño.


Según iban pasando los años, a nuestro amigo le interesaba cada vez más por el tema, y aprovechaba sobre todo en las reuniones familiares, que es cuando sus abuelos, tíos, o sus padres contaban historias y muchas veces este tema salía a relucir, ...y si no salía, ya se encargaba él de preguntar a diestro y siniestro: Poco a poco empezó a descubrir que esa guerra fue en este país y que lucharon gentes del mismo pueblo, incluso, padres contra hijos, hermanos contra hermanos...


Este asunto le iba "enganchando" cada vez más, le cuentan que su abuelo tenía un hermano al que mataron gentes de su propio pueblo junto con miembros de la Guardia Civil en el mismo pueblo donde él vivía, y descubre asombrado que algunos de ellos viven todavía, incluso que uno tiene dos calles dedicadas en dos pueblos, siendo dedicadas años mas tarde a su buena labor como médicos en la zona, que él juega con sus propios nietos, ...los de los presuntos asesinos de su tío-abuelo.



--------------------------------------------------------------------------------



Los buenos tiempos de "Arturón": A la derecha de la imagen superior, marcado con un recuadro, figura el falangista "Arturón", con un abrigo sobre el hombro, uno de los protagonistas de aquellos hechos. El resto de los personajes que también aparecen en la misma fotografia son inocentes, pues no tuvieron nada que ver con los asesinatos.


--------------------------------------------------------------------------------



César Terrón Librán
Falange



y represión


Ernesto Terrón Librán



Los hermanos Terrón Librán, jefes locales de Falange en la cuenca minera de Fabero en los tiempos del régimen franquista, importantes cabecillas protagonistas de aquellos presuntos asesinatos de personas sospechosas de no ser afines al "nuevo régimen".





El papel de la Falange en la represión franquista









"Arturón" Avelino Alonso Ramón
Rufino Berlanga Vidal "El Berlanguino"


Los hnos. Nicandro y Saturnino Alvarez Gavela "El Tirita".
Nicandro y "Tirita", conocidos falangistas, unos auténticos carniceros que tuvieron un especial protagonismo y responsabilidad en la represión franquista. Periquete y Carrero fueron unas de sus muchas víctimas.



Foro por la Memoria,

FFM haciendo suya la causa de todas las personas que fueron víctimas de la dictadura surgida del golpe de estado fascista del 18 de julio de 1936, desea manifestar su más sincera solidaridad con las familias de los Pérez Granja, “Periquete” y "Carrero". Así mismo, suscribe todo el contenido del documento y la investigación realizada sobre el asesinato de José Landera Cachón "Periquete" y su compañero Perfecto Álvarez González "Carrero", entre otros..
José María Pedreño Gómez (e-mail)





Nicandro Alvarez Gavela (en primer plano) en 2003, uno de los principales protagonistas, seguía presumiendo de sus "hazañas" matando "rojos".



Parte de las imágenes y personajes de esta investigación han sido posibles consultarlas como base de trabajo, gracias al interesante y extenso trabajo sobre la historia y genealogía de Espinareda, realizado por D. Serafín Alvarez Gamelo, a quien desde aquí queremos reconocer y agradecer su esfuerzo divulgativo.

"Genealogía de Espinareda" Serafín Álvarez Garnelo
Precio: 60E (10.000 ptas.).
Peñalba Impresión
Trva. Bellavista, s/n, Columbrianos 24400 • Tel.: 987 426 844


Adquisición: El autor:
e-mail: uf025400@uef.es
Tel.: 987 40 17 19



Memoria histórica
Semblanzas de compañeros de Periquete

• Eloy Terrón Abad: De la guerrilla a la filosofía socrática

• Ramiro Pérez Granja: Vida y muerte de un luchador

• Los 13 de Priaranza

Algunos de los presuntos asesinos de José Landera y Perfecto Alvarez "Carrero"

Unas imágenes de falangistas leoneses de aquella época.

En la imagen superior aparece el tal Arturón, sosteniendo un taco de billar, con un abrigo sobre el hombro. (Nota: Las personas que aparecen en la foto a su lado no tuvieron nada que ver en los asesinatos de republicanos. Entendemos que "tapar" sus caras sería equivalente a "robarles" su identidad histórica y condenarles al anonimato, y una acción tan pintoresca como -por ejemplo-la de tapar la cara del presidente Azaña en las fotos en las que aparece junto al general Franco, en los años previos al golpe militar del 18 de julio de 1936)

"Las Fosas del Silencio"

Las imágenes a la izquierda según algunos abuelos del lugar son de conocidos falangistas locales, entre ellos los doctores Terrón Librán y de un tal Nicandro Alvarez, que según los testimonios orales recogidos, asi como los emitidos por testigos presenciales de aquellos hechos, en el documental emitido los dias 2 y 9 de marzo de 2003, titulado "Las fosas del silencio" emitido por TV3, dentro del espacio 30 Minuts fueron los falangistas, con sus jefes locales, que presuntamente participaron con tanto entusiasmo en las torturas y finalmente con las muertes de "Periquete" y "Carrero", entre otros represaliados.

Calles dedicadas y recogidas de firmas del PP en apoyo a los Hnos. Terrón Librán.

Se da la circunstancia de que dos de estos falangistas, ya en pleno 2003, tienen una calle dedicada en Vega de Espinareda, cuyo alcalde es Mario Guerra,junto con militantes del Partido Popular, se ha dedicado a recoger firmas de apoyo a la memoria de los Hnos. Terrón en su municipio, precisamente donde estaba ubicada la fosa común, y otra calle en Fabero del Bierzo, dedicada años mas tarde a su labor como médicos, cosa que al parecer no tiene nada que ver con los hechos relatados.

Antecedentes: El asesinato del joven Aurelio Marote en junio de 1936

Testimonios sobre un asesinato cometido antes de comenzar la guerra civil, por Nicandro Alvarez, en compañía de otros 8 falangistas el 22 Junio de 1936, en una cantina de Vega de Espinareda-León, demuestran que estos activistas buscaban con diversas acciones terroristas y provocadoras hacia los izquierdistas desestabilizar la nueva situación política surgida de las urnas en Febrero de 1936 en que gana el Frente Popular, y de esta forma sembrar el terror bastante antes de empezar la guerra civil española, dentro de una estrategia cuidadosamente planificada a nivel nacional, antes de producirse el llamado “Alzamiento nacional” de los militares el 18 de julio de 1936.


Custodia Puga Pérez, testigo de las declaraciones del joven Marote antes de su muerte: Al no encontrar a su hermano, se vengaron en él.

Asesinan fríamente a tiros a Aurelio Marote en un bar, después de una brutal paliza. Este joven de 18 años, fallece casi dos horas despues, a las 09,00 horas por heridas de arma de fuego, inscrito en el Tomo I del Registro Civil de Vega de Espinareda (León), y según testimonios orales de testigos, su cadáver presentaba signos evidentes de haber sufrido fuertes palizas y dos heridas de bala. Antes de morir, Aurelio tiene ocasión de hablar en su lecho de muerte con su amiga íntima, Custodia Puga Pérez, revelándole los nombres de sus asesinos y los detalles de su asesinato.

Archivos orales de testimonios en AUDIO:

• Descarga archivo sonoro MP3 (1,4Mb)
(Custodia Puga relata su encuentro con el párroco y César Terrón Librán (Don César), y cómo el joven Aurelio Marote le dice el nombre de sus asesinos en su lecho de muerte, poco antes de fallecer) FFM

• Descarga archivo sonoro MP3 (680Kb) (Custodia relata cómo avisa a la tia Pilar de que sus sobrinos, los Hnos. Julio, César y Ernesto Terrón Librán, bastante antes del "alzamiento nacional" y posterior guerra civil, ya están repartiendo pistolas y armas clandestinamente a los fascistas locales, entre ellos a los hermanos Nicandro y Saturno Alvarez "Tirita"...) FFM

• Descarga archivo sonoro MP3 (215Kb) (Custodia cuenta cómo el médico César Terrón, que escondía las armas bajo su consultorio médico,le propone a Julián, esposo de Custodia, que reparta armas en el pueblo.....)

• Descarga archivo sonoro MP3 (330Kb) (Custodia, desvela como, ante la negativa de su esposo Julián, César Terrón insiste y vuelve otro dia a preguntarle si había cambiado de idea sobre el reparto de las armas en el pueblo...Julián sigue negándose a participar en la conspiración) FFM

Son detenidos nueve falangistas -conocidos matones del pueblo (Vega de Espinareda)-, Entre ellos figuraba el temido Nicandro Alvarez Gavela y otros ocho elementos sospechosos (algunos de ellos, identificados hasta ahora, eran Saturnino Alvarez Gabela (a) “el Tirita”, hermano de Nicandro y Avelino Alonso, hijo de otro falangista, Saturnino Alonso “el Engarillo”), futuro alcalde con el franquismo, y se les encuentra el arma del delito.


Los asesinos son trasladados al cuartel de la Guardia Civil, cuyos miembros ya estaban en connivencia con ellos, y según todas las informaciones recibidas, a quien realmente buscaban los falangistas para asesinarlo era a un hermano de este joven, Agustín Marote, militante del partido comunista, pero al no encontrarlo se vengaron en la persona de su inocente hermano pequeño Aurelio, que no estaba involucrado en temas políticos.


El funeral de Marote

El día 23 de Junio por la mañana sus familiares, amigos y paisanos suben el cuerpo del muchacho al cementerio para enterrarlo, originándose un gran revuelo, ya que hubo una concentración que según dice la gente, con mas de 3000 mineros de la cuenca de Fabero y de Laciana (León), exigiendo la dimisión del entonces alcalde Domingo Fernández (Quien dimitiría poco después, sucediéndole en el cargo el falangista "El Engarillo") por no ejercer más firmeza contra las provocaciones de los extremistas y la pasividad de la fuerza pública (Guardia Civil) en la represión de estos actos terroristas, teniendo que intervenir la Guardia Civil, ya que la intención inicial de la multitud era de linchar a los asesinos, pero se consiguió sacarles del pueblo para evitar males mayores.

Liberación de los asesinos

Su posterior liberación, gracias a la influencia y el cargo público del padre de uno de ellos, el alcalde falangista Saturnino Alonso "el Engarillo", les permitiría iniciar una época de terror en la zona, realizando múltiples abusos, fechorías y asesinatos que quedarían impunes, siempre bajo la cobertura del "nuevo orden" franquista.


--------------------------------------------------------------------------------


Más tarde F.D. descubriría con asombro que los médicos locales, los hermanos Terrón, a los que sus padres le llevaban cuando estaba enfermo, según bastantes testimonioslocales presuntamente habían formado parte del grupo que participó activamente en la muerte de su tío, entre otras víctimas, y este hecho le llenó de estupor. No lo podía creer. Se topó una vez más con el miedo local a hablar del asunto, muy en especial si se trataba de esta familia. Más tarde, al recibir su familia varias amenazas se daría cuenta del porqué tanto miedo a hablar sobre ellos, "Don Ernesto" y "Don César".


Le cuentan bastante testigos -que piden permanecer en el anonimato- que al hermano de su abuelo, José Landera Cachón, lo mataron violentamente, que él era un hombre bueno y respetado, que era minero, un hombre muy elegante y educado, que pese a su poca preparación era muy inteligente, y que en una ocasión había sido el minero que había ganado más dinero de toda la cuenca, ya que era picador y sacó adelante bastante más producción de la habitual, con lo que el empresario de la mina le premió con una suma importante para la época, también le decían que su tío-abuelo había sido una persona muy valiente y querida en la comarca.




José Landera Cachón y su novia. Todavía no sabemos con certeza si era la misma mujer que le acompañaba aquella noche en en la casa rural de Prado de Paradiña. Al fondo, se aprecia a los voluntarios, antropólogos, arqueólogos y forenses de la ARMH, trabajando en la fosa común.

Una cosa que le llamaba mucho la atención, es que su abuelo Elicio Landera casi no quería hablar de su hermano, pero se daba cuenta de que sus ojos brillaban tristemente y se humedecían hablando de él, incluso alguna vez se le caían las lágrimas. Realmente se le notaba que sufría mucho hablando o cuando escuchaba algo de su hermano "muerto en la guerra".


F.D. no consigue sacar mucha mas información, ni siquiera de dónde realmente le mataron, ni dónde estaba enterrado, tampoco podía adivinar las razones de su muerte. Tiene que buscar la iformación fuera de la familia, tal vez ellos quieran protegerle con su silencio. Otra cosa que le llamaba mucho la atención, es que en el colegio, en los libros, no ponía nada de este tema, ni de que los españoles habían luchado entre ellos, y de aquella guerra incivil se hablaba muy por encima, ...si es que se hablaba algo.
No mencionaban que había habido muertes de civiles en casi todos lo pueblos españoles, de las fosas comunes, los desaparecidos, los "mareados", de la gente que había estado luchando en el monte, de la gente que había estado en las cárceles, la represión de la posguerra, etc.



Ubicación del lugar exacto donde les mataron, así como la fosa donde estaban enterrados mi tío José y su compañero, junto al camino. En este punto fue donde "Carrero", herido y desfigurado por los culatazos y de haber sido arrastrado por los caballos, pidió a sus verdugos: "No puedo más, matadme ya de una vez, no puedo seguir más" . Nos costó cierto trabajo encontrarla, pero al final lo conseguimos.

Este tema albergó en nuestro amigo del Bierzo un ansia de saber más, y descubrir qué habia ocurrido realmente, ya que todo parecía tan secreto, tan prohibido, nadie quería hablar claramente y todo el mundo acababa hablando en voz baja, llegaba a percibir que el miedo a expresarse con libertad estaba todavía en el aire.

Pasan los años, y nuestro amigo sigue en en el mismo punto en que lo había dejado, sin saber nada más de lo que ya sabia, hasta que cumple 27 años, y a raíz de la muerte de su abuelo Elicio, vuelve a interesarse una vez más por el tema, y va descubriendo que su abuelo y su hermano, eran como uña y carne, que siempre andaban juntos, ...y que los dos eran de ideas de izquierdas, aunque su abuelo se viese obligado a combatir en el bando "nacional", como muchos otros de su época. O matabas o te mataban los jefes.

Todo sigue igual hasta que una mañana, de octubre, en la que él contaba curiosamente con la edad de 28 años, la misma edad que tenia el hermano de su abuelo cuando lo mataron y coincidía con las mismas fechas, octubre de 1936. Estaba leyendo el periódico y se encuentra con la noticia de que una entonces poco conocida asociación de Ponferrada, la ARMH (Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica), estaba intentando localizar una fosa común de la guerra civil para recuperar aquellos restos humanos, identificarlos, investigar los hechos, recuperar su memoria e historia.





Croquis de la zona en el que se detalla el itinerario de la reconstrucción de los hechos que llevaron a las horribles muertes de "Periquete" y "Carrero". Uno de sus presuntos asesinos, conocido falangista, todavía tiene una calle dedicada en Vega de Paradiña y otra en Fabero del Bierzo.


Los Ancares Leoneses, donde murieron muchos valientes, un lugar de incomparable belleza, testigo del terror y la represión más feroz de aquellos años. Desde aquí, concretamente del pueblo de Tejedo, partieron las primeras columnas leonesas republicanas hacia el frente de Asturias. A partir de ese momento algo le dice a nuestro amigo que es el momento de acabar de completar la historia que conoció cuando era un niño y se propone recuperar la memoria del hermano de su abuelo José Landera Cachón, alias "Periquete", (nacido el 18 de julio de 1908, en Lillo del Bierzo y de profesión minero), e intentar encontrar dónde estaba la fosa común de la que todo el mundo hablaba, tratar de recuperar sus restos y volver a tratar de unir a estos dos hermanos, que la guerra civil y algunos asesinos, separaron injustamente.


Inmediatamente trató de ponerse en contacto con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, entrando en contacto con el Alcalde de Priaranza del Bierzo, quien muy amablemente le da el número de teléfono de un miembro de esta asociación, concretamente Santiago Macías, con el que días más tarde se pone en contacto, proponiéndole una cita para contarle su historia y sus proyectos, citándose días mas tarde en una cafetería de Ponferrada.


Se reúnen y charlan, Santiago Macías escucha mientras le cuenta sus proyectos y su historia. Santiago por su parte le cuenta los suyos y la labor que estaban llevando a cabo. A partir de ese momento quedan en que nuestro amigo inicie la investigación para tratar de localizar la fosa común y cuando la tenga localizada intentar recuperar los restos de José Landera y Carrero.

Pero él va mas allá en este proyecto, e inicia una investigación profunda que le lleva a reconstruir los últimos momentos de su tío abuelo y el porqué de su muerte, iniciándose en el mundo del aprendiz de historiador, y empieza a recorrer hemerotecas, registros civiles, libros, recoge mas de 100 testimonios orales, archivos, etc.

Esto le lleva, casi sin querer, a meterse a investigar lo que había ocurrido realmente en la Guerra Civil en su zona, Se encuentra con cientos de casos macabros como el de su familiar. Muertes que quedaron impunes y sin reconocimiento. Fabero del Bierzo-León, un pueblo minero, ya que su tío había sido parte importante en los hechos acaecidos en aquellos momentos en esta cuenca minera.



Por otra parte, decide abrir otro frente: tratar de implicar a las instituciones en el tema porque considera que el tema es un problema real de miles de personas, por lo que si lo consigue, puede abrir una puerta a muchísima más gente.


Escribe dos cartas, la primera de ellas al alcalde de Vega de Espinareda, Mario Guerra, del Partido Popular (PP), por ser éste el municipio en que sospechaba que la fosa común estaba ubicada.

No recibe ninguna respuesta de este señor, Mario Guerra, el alcalde "popular". La segunda carta se la envía al alcalde de Fabero del Bierzo, Demetrio Alfonso, del Partido Socialista (PSOE), a quien se siente enormemente agradecido, y quien ha sido una parte importante en esta historia, ya que inmediatamente se puso en contacto con él, poniendo a su disposición todos los medios a su alcance para ayudarle

¿Por qué se le ocurrió escribir a este alcalde? Porque su tío nació precisamente en este municipio, concretamente en Lillo del Bierzo, que está a unos 2 km de Fabero, y porque luchó también por defender ese mismo ayuntamiento en 1936.


Este empeño y la gran ayuda de personas y hoy grandes amigos, como el alcalde de Fabero (Demetrio Alfonso) y toda la corporación municipal, el periodista Emilio Silva (presidente de ARMH), Santiago Macías (vicepresidente ARMH), antropólogos, arqueólogos y forenses voluntarios, su buen amigo Diego, Theo Francoss (brigadista Internacional), los miembros del voluntariado internacional, y tanta gente más......


Este verano, concretamente el día 15 de julio de 2002, en el Pueblo de San Pedro de Olleros- León, muy próximo a Fabero, se consiguen localizar y recuperar los restos de Jose Landera Cachón (a) Periquete y los restos de otra persona (Todo apunta a que pertenezcan a un compañero y amigo de mi tío, Perfecto Alvarez González "Carrero"), que hasta el momento no han sido identificados, pero que sigue en el empeño de conseguirlo y entregárselos a su familia...

Y esta es la historia reconstruida de los hechos, todo lo que hemos podido saber ...hasta ahora. Pero se sigue investigando, hasta llegar hasta el fondo. Grandes cadenas y medios de comunicación empiezan a interesarse por el caso e investigar por su cuenta.

Deseamos que todo este trabajo sirva como una modesta contribución a la memoria de mi tío "Periquete", "Carrero", Ramiro Pérez Granja, y a todos aquellos hombre y mujeres que como él, vieron sus vidas truncadas de una forma tan trágica en las cunetas, tapias y terraplenes de España, cuyos cuerpos permanecen anónimamente en plena democracia del siglo XXI, y que aún así su recuerdo permanezca vivo en nosotros, con todo nuestro cariño y respeto. Sus muertes no fueron en vano. Siempre les recordaremos.

Nota: Nos ha llegado la noticia de que la familia de "Periquete" ha recibido amenazas veladas y sugerencias de "olvidarse" del asunto por parte deciertos familiares de los presuntos asesinos, pues según ellos "tienen todo el dinero necesario para empapelarles y complicarles la vida".

Uno de sus descendientes, un conocido dentista de la comarca berciana, le comentó a un atónito paciente: "Si hubiesen fusilado a todos los rojos y sus familiares, ahora no estarian sus descendientes dando el coñazo con esa memoria historica".

Nos tememos que les hara falta algo más que su dinero para "tapar este asunto", pues la verdad, como el agua, al final siempre encuentra su camino.




República, guerra civil y represión en Fabero (León)
La muerte de "Periquete" y "Carrero", 1936




Reconstrucción de los hechos: José Landera "Periquete", Perfecto Alvarez "Carrero" junto con otros 14 compañeros republicanos huyen de la represion y se refugian en una casa rural, en Prado de Paradiña (cerca de los Ancares de León, en El Bierzo) ubicada en un pequeño valle donde creian que pasarían desapercibidos. Dicen los lugareños que a José Landera Chachón, le acompañaba una mujer rubia, tal vez era su novia, una bella muchacha, hija de un respetado capataz de minas de la zona.


Prado de Paradiña

Una casa rural en Prado de Paradiña: Escenario de aquella macabra y terrible madrugada de 1936, que todavía se conserva aunque medio derruído.

Prado de Paradiña, ubicado en un bucólico paraje berciano, un lugar donde los visitantes no pueden imaginar su historia y en el que muchos de sus vecinos todavia se estremecen al recordar los hechos de aquellos días. Relatos que pasan de padres a hijos, con voz baja. Otros ni se atreven a hablar. Todavía hay mucho miedo.

Todavía hay "señoritos", y se pueden enfadar.





Acceso a las cuadras de la casa rural, escenario de los hechos, donde se habían refugiado y tenían los huidos sus caballos, teniéndolos que abandonar allí para poder escapar del cerco de los guardias civiles y falangistas.





Otro ángulo de la fachada exterior de la casa donde estaban refugiados mi tío, su novia y sus compañeros. Desde las ventanas superiores organizaron su magra defensa y posterior evacuacion de parte del grupo.





El balcón superior -uno de los huecos por los que consiguieron escapar los demás compañeros de mi tío- señala la ubicación del pajar donde los falangistas encontraron a "Periquete", su novia y "Carrero". Por la puerta inferior les sacaron a los dos cautivos, entre culatazos y patadas.

Ella, siempre según los testigos, debido a su condición social, no sufrió ninguna represalia física.





Otra vista del pajar, en la parte posterior de la casa. En el interior todavía se aprecian los impactos de las balas. Por uno de estos huecos, durante la noche saltaron y pudieron escapar los compañeros de mi tío y "Carrero", mientras les cubrían la retirada.

La novia de "Periquete" no podía saltar desde esta altura. Tal vez esa fue una de las razones para que "Periquete" decidiese quedarse en la casa, distrayendo a la fuerza atacante y no huir con los demás.

La fidelidad de su perro delataría a sus perseguidores la ubicación de su escondrijo.





Vista exterior de la casa desde una de las zonas principales de ataque. Una vez localizados en el pajar (Parte superior), los sacaron, arrastrándolos entre culatazos y clavadas de cañón de sus fusiles, por la parte posterior de la casa.

Posteriormente "Carrero" y José Landera serían arrastrados con los caballos a lo largo de 2 interminables kms, entre culatazos hasta el lugar de su "ejecución", remate y posterior enterramiento por unos paisanos.





El falangista "Arturón", cuyo testimonio oral seria muy esclarecedor e ilustrativo para la investigación de los asesinatos

El objetivo inicial del grupo de huidos era desplazarse hacia la zona republicana, e incorporarse al frente del Norte, en Asturias. Algunos lo conseguirían aquella noche, mientras que "Periquete" y "Carrero", tal vez por proteger su retirada, encontrarían allí una muerte muy lenta y atroz, a manos de sus asesinos.

Otros, con la columna de Ramiro Pérez Granja, y César y Eloy Terrón Abad consegurían llegar a Asturias.

Sus perseguidores, un grupo de falangistas ayudados por miembros de la Guardia Civil que se sumaron a la sublevación, les localizan por un vecino correligionario local, rodean la casa, optan por no pedir la rendición, y sin aviso rompen un nutrido fuego contra el edificio. Al parecer los atacantes les tenían bastante miedo, conociendo la bravura de los que se hallaban en el interior, ya que su idea inicial era ahuyentarlos de la zona, hacia un lugar más desprotegido.

Los "huidos", viéndose totalmente copados y con escasas municiones, entablan una desesperada defensa con sus viejas escopetas de caza y bombas de mano caseras, pues saben lo que les espera si les atrapan vivos.

Rodeados por una fuerza de más de 70 falangistas y números de la Guardia Civil, bien pertrechados y armados, los republicanos, conscientes de que no hay posibilidad de ganar, deciden defenderse hasta el final, y si es posible, intentar escapar durante la noche aprovechando la oscuridad y la confusión del tiroteo.

Sus 14 compañeros, (entre los que se encuentra Abel Ares -posteriormente se integraria en la Agrupacion guerrillera de Leon-Galicia, Manuel "El Pelao", los hermanos Serrano, musicos de Villafranca del Bierzo) al final logran escapar durante la noche del cerco, utilizando las ventanas laterales, abandonando sus caballos en las cuadras, mientras tanto José Landera y "Carrero" se quedan en la casa, protegiendo la retirada de sus compañeros con la esperanza de salir los últimos. Pero la luz de la madrugada llega, están exahustos, ahogados por el humo acre de la pólvora, sus municiones se van acabando. Ya deben intuir que su final se acerca, sólo les queda luchar en una acción suicida o esconderse en algún rincón de la casa. Su heroismo les resultara muy caro. Los asaltantes ya deben saber que no hay peligro, la cadencia de los disparos ha disminuido hasta acabarse, tal vez los "rojos" han conseguido escapar del cerco... Están eufóricos, envalentonados.

Muchos de los que consiguen huir de la casa alcanzarían las lineas republicanas en Asturias, luchando en el Mazuco, y otros se integrarían más tarde en las guerrillas antifranquistas.


El perro

Al amanecer "Periquete" y "Carrero" comprenden que están totalmente cercados por sus atacantes, ya no hay tiempo ni forma de escapar sin ser vistos, saben que no habrá merced si se rinden o les cogen vivos y que ya es tarde, no pueden huir. Además, no pueden abandonar a la mujer sola en aquel lugar.

Optan por esconderse los tres en la buhardilla, en la parte superior de la casa, entre las balas del pajar, único lugar posible para esconderse. La mujer no puede saltard esde esos casi 4 metros de altura. Permanecen con ella, no pueden abandonarla a la merced de sus perseguidores.. A lo mejor, con suerte no les encuentren ocultos entre el forraje. Algunos de ellos musitan para sus adentros una oración, rezando por lo imposible. Tal vez haya una remota oportunidad y no les localicen... Pero surge un problema: su perro permanece junto a ellos, marcando involuntariamente su escondrijo. Intentan ahuyentarle del lugar, pero el dichoso cánido sigue en su lugar. Otra solucion hubiese sido estrangularlo, silenciosamente, pero su nobleza les impide considerar tal posibilidad, ello les hubiese salvado la vida.

Los fascistas por fín irrumpen en la casa registrándola, pasando milagrosamente desapercibidos los dos "huidos" y la mujer. Casi les pisan. Inmóviles, sin respirar apenas, empiezan a pensar que sus plegarias han sido escuchadas. Sus perseguidores creen que han escapado todos, y deciden abandonar la búsqueda en la casa...


Pero un detalle aparentemente sin importancia hace sospechar a uno de los falangistas: Observan a un perro, que no abandona el pajar de la planta superior. Presumen que su dueño debe estar cerca, y ordena registrar de nuevo en el pajar.


Desafortunadamente para los huidos, vuelven a inspeccionar el lugar. No habrá compasión con los huidos, están sedientos de venganza y se ensañarán a fondo con ellos, disfrutando de cada uno de los momentos de su agonía. Solamente la mujer, hija de un personaje influyente en la comarca, se salvaría de la matanza.

Los localizan finalmente en el pajar, y una vez inmovilizados y desarmados, les sacan a rastras, les rompen los huesos apaleándolos con tal saña con sus mosquetones, que llega a destrozar uno de ellos -al parecer, según testigos de la zona, fue uno de los hermanos Terrón- partiendo la culata de su "maúser" en la espalda de José Landera que sorprendentemente, a pesar de su estado, resistiría vivo dos largos kms de calvario, arrastrado por un caballo hasta el lugar de su muerte, sobreviviendo a tal golpe en la espalda.


2 kms a rastras

Sus presuntos asesinos, entre ellos los falangistas "Arturón", "Tirita", "Nicandro" -que todavia vive en plena lucidez mental-, y los hermanos Ernesto y César Terrón Librán, les sacan de la casa arrastrándoles por los pelos, les atan a dos caballos y los arrastran a lo largo de unos dos kilómetros hacia el lugar de su muerte, entre culatazos y dolorosas punzadas de los cañones de sus fusilesen todas las partes de sus cuerpos.

Las torturas y sufrimientos que tuvieron que padecer "Periquete" y "Carrero" a lo largo de aquellos interminables 2 kms, desde Prado al Alto del Couso, tuvieron que ser terribles.


(Según Tomás, un pastor de la zona, uno de los testigos de aquellos hechos, quedó un sangriento rastro de mechones de pelo con restos de cuero cabelludo desde la casa de Prado hasta la fosa y los remataron tiro a tiro y culatazos, dejándoles allí abandonados, hasta que volvieron mas tarde con dos forzados, a quienes obligaron a enterrarles en su propia finca. Este pastor lo recuerda bien, porque sus cabras huían espantadas a la vista de los sangrientos restos humanos.)


La cuneta del camino: Alto del Couso

Una vez arriba, en el Alto del Couso, a unos 2kms de Prado de Paradiñas, "Carrero" no puede aguantar más, -estaban literalmente destrozados y desfigurados por los golpes recibidos- se detiene, negándose a seguir avanzando, sabe que va morir de todas formas, y pide a sus matarifes que acaben con él, que no puede soportarlo más y éstos le ordenan rezar antes de matarle. Así lo hace y se dispone a rezar bajo los cañones de los fusiles.

Mientras "Carrero" rezaba, sabiendo el final que le esperaba con lágrimas en sus ojos, se dirige hacia uno de sus verdugos, el conocido cacique "Arturón", pues eran vecinos del mismo pueblo -Sesamo-, y le decía:

- "Pero Arturón, ¿no me conoces?, somos del mismo pueblo, ¿Como nos podeis hacer esto?". La respuesta de sus verdugos fue, nada mas acabar de rezar, dispararle un tiro en la cabeza.

A continuación, a José Landera "Periquete", que les echa en cara su cobardía, "Cabrones, somos de la misma tierra pero sois unos cobardes, ahora en grupo y armados sois muy valientes, matadme de una vez, joder": Le descerrajan un tiro en el pecho a quemarropa, cae desvanecido, dándole sus verdugos por muerto.

Rematado

Más tarde, cuando unos vecinos con "fama de rojos" traidos a la fuerza desde el pueblo los empiezan a enterrar, de repente uno de los cuerpos se mueve. Es José Landera, una masa sanguinolenta que se incorpora a duras penas, a pesar de sus fracturas y heridas.

Los guardias y falangistas que estaban celebrando su "hazaña" cerca del lugar, bebiendo y comiendo unos jamones y vino que habían "confiscado" en el pueblo a unos sospechosos de ser "rojos", se acercan a la fosa y le encañonan de nuevo, asombrados de que todavía permanezca vivo.

Periquete, apesar de sus graves heridas, se incorpora medio inconsciente, y se les enfrenta de nuevo:

- "Asesinos, fascistas, cobardes hijos de puta, tendreis que matarme a palos, pues a tiros ya habeis visto que no podeis". - Les espeta "Periquete", con el rostro lleno de sangre, convulsionado por el dolor de sus múltiples fracturas y el disparo en el pecho-.


Así fue como lo hicieron. Lo remataron, lentamente, a culatazos y patadas, hasta asegurarse de que efectivamente "Periquete" ya estaba muerto. Los guardias civiles y falangistas prosiguieron con su merienda de jamón y vino, despues de limpiar sus culatas ensangrebtadas en las ropas de los muertos.

Así fueron las muertes de "Periquete" y "Carrero", que han permanecido en el anonimato de una fosa en una cuneta del camino del Alto del Couso, hasta el 2002. Nos preguntamos cuántas fosas más con similares circunstancias hay en los campos de nuestro país, cúantos crímenes anónimos sin resolver. Y cuantas de estas "fosas del silencio" estarán bajo gasolineras, urbanizaciones o modernos centros comerciales.


Un testigo de primera: "Arturón"

¿Por qué se conocen con tanto detalle todos estos hechos y personajes?


Uno de sus asesinos, testigo de primera, el falangista "Arturón", sin saberlo se lo contaba al sobrino de José Landera "Periquete" -desconocía el lazo familiar de su interlocutor- ufanándose de sus matanzas de "rojos", ya en pleno año 2002. La entrevista fue realmente escalofriante.

Una tercera persona, Santiago Macías, miembro de la Asociacion por la Recuperación de la Memoria (ARMH), sería el asombrado testigo de aquella conversación, 66 años después de aquel día de sadismo y terror. "Arturón", al final de su relato, orgulloso de su historia, les preguntaba esperanzado:

"¿Qué, ya se está organizando la Falange de nuevo?¿Salimos otra vez a matar rojos?"


Cuando el sobrino, al terminar de escuchar -y grabar- todos los hechos hasta el último detalle, escuchó aquella terrorífica pregunta, no pudo reprimirse le echó en cara a "Arturón" su frialdad y pasado de genocida, ...el tal "Arturón" se quedó blanco del estupor. No esperaba esa reacción de su interlocutor, ...un joven guardia civil de 2002.


"Arturón" murió de un infarto, a los tres dias de la entrevista, sin saber que habia tenido en frente durante aquella conversación al sobrino-nieto de una de sus víctimas, el sindicalista José Landera Chachón "Periquete".


Antecedentes:

Fabero del Bierzo: Situación geográfica

Se puede considerar a Fabero del Bierzo ( León), como una subcomarca del Bierzo, y más en concreto el "Bierzo Alto", donde se localizan además del propio Fabero, otras 51 localidades, sumando un total de cinco ayuntamientos. Uno de ellos es este maravilloso encuadre que acabas de descubrir...






Fabero del Bierzo, en la actualidad















Fabero, años 40
Siendo el tercer núcleo en importancia de la Comarca de El Bierzo (León), Fabero se constituye en el centro comarcal de servicios, mientras que Vega de Espinareda, y Toreno son núcleos de expansión, no por ello menos importantes.
El municipio de Fabero (6.039 hab.) está integrado por seis localidades: Fabero del Bierzo (4.698 hab), Lillo del Bierzo (869 hab.), Barcena de la Abadía (139 hab.), Otero de los Naraguantes (180 hab.), Fontoria (115 hab.) y San Pedro de Paradela (38 hab.).


La superficie del municipio es de 5806 km" ( la de Fabero del Bierzo como tal es de 42,6 km" ) y la población actual es de 6039 habitantes, lo que equivale al 40% de la población comarcal. Además se trata de un importante núcleo minero, donde se asientan importantes explotaciones. De hecho, la minería del carbón ha sido la actividad económica determinante para el crecimiento demográfico y urbanístico. La minería tuvo su gran auge en la zona después de la primera Guerra Mundial.


El pueblo de Fabero está situado a una altitud de 679m. sobre el nivel del mar, y a través de él, discurre el rió Cúa a lo largo de unos 12 km. aproximadamente.


Este municipio se encuentra situado a 30 km. de Ponferrada, a138 km al Oeste de la capital provincial (León) por la N-120, local Toreno-Fabero, y a 266 de Valladolid, provincia de la Comunidad autónoma a la que pertenece, Castilla-León.


El núcleo de población de Fabero se encuentra atravesado por carreteras locales que enlazan posteriormente con la C-631 por Toreno y cerca de Corbón del Sil. Para llegar al pueblo de Fabero, la solución más fácil es, una vez llegado a Ponferrada, coger el desvío que allí existe hacia Fabero. Otras rutas alternativas son: En la N-VI, a la altura de Bembibre, tomar el desvío de Toreno, y una vez allí, enlazar con Fabero es muy fácil. Tambíen hay posibilidad de llegar viniendo por Anllares del Sil (donde existe una central térmica de Unión Fenosa), a donde se puede llegar desde Villablino o incluso desde Asturias (Puerto de Cerredo).


Con datos un poco más técnicos, para los más amantes de los mapas de carreteras, son:
* Desde Madrid: Ctra. N-VI a Ponferrada - Ctra. LE-711 a Fabero.
* Desde León: Ctra. N-120 a Astorga - Ctra. N-VI a Ponferrada - Ctra. LE-711 a Fabero., y variante desde Astorga a Bembibre por la N-VI - Ctra. LE-463 hasta Toreno, y finalmente Fabero.
Señalar que en Ponferrada hay opción de tomar un autobús interurbano que llega a Fabero, así como a todos sus alrededores.


Las poblaciones cercanas más importantes son Toreno, Villafranca del Bierzo, Cacabelos, Villablino y Ponferrada.

José Landera Cachón "Periquete"

José Landera Cachón, conocido cariñosamente como "Periquete", nació en Lillo del Bierzo el 18 de julio de 1908, en el seno de una familia humilde, es el mayor de tres hermanos, Elicio y Maria del Carmen, a corta edad se quedan huérfanos de padre, teniendo que entrar a trabajar a las minas de Fabero, a la edad de 12 años, igual que su hermano, con 24 años se traslada a Vega de Espinareda a vivir con su hermano Elicio que se había casado en este pueblo cercano a Fabero, este sería su ultimo destino antes de que lo pasearan.....

Adquiere desde muy joven las ideas libertarias y estando totalmente dispuesto a colaborar con el sindicato de la CNT y con las organizaciones obreras, participando en las reuniones clandestinas de 1933-34 y 1935 y en las huelgas sindicales y en el simulacro de Revolución de 1933-34, por lo que es encarcelado en la localidad de Ponferrada (León) .


Cuando contaba con unos 20-22 años, José tuvo su primer encontronazo con los falangistas de la zona, en una cantina de su pueblo, Lillo del Bierzo (León), siendo su propietario Domingo “Valao”, a la postre consuegro de su hermano Elicio, mi abuelo. Allí llega un grupo de falangistas de una población cercana, concretamente Páramo del Sil, comandados por el temible jefe de la Falange de esta población, apodado “el Bicho”, autor, durante y después de la guerra, de muchísimas muertes.


El cantinero, al ser de ideas izquierdistas, entabla una discusión provocada por el grupo de Falange, comenzando éstos a propinarle una paliza de muerte, siendo socorrido por José y su hermano Elicio, que al escuchar los gritos, entran en la cantina a socorrer al dueño, resultando apuñalado “el Bicho” en una pierna, por parte de José Landera y dándose el grupo falangista a la fuga. Este primer encuentro y sus ideas políticas, marcarían en un futuro la persecución y muerte de mi tío.


La República en El Bierzo
La proclamación de la Republica de 1931 despertó en León, asi como en toda la zona minera de Fabero, una nueva esperanza,que se traducia en deseos bastante difusos de mejora y modernizacion. Durante el periodo republicano los dos sindicatos mayoritarios de Leon, fueron la UGT y la CNT. Siendo mayoritario el sindicato de la UGT en las cuencas mineras del Bierzo y Laciana (Ponferrada, Benbibre, Matarrosa del Sil, Villablino, etc) y la CNT en la Zona de FABERO, por medio del sindicato Unico Minero (SUM), liderado por Santiago Modino.-
A Fabero llegan multitud de mineros desde muchos puntos: Bélgica, Francia, Portugal, La Unión (Murcia), de Asturias, que introducen ideas renovadoras, anarquismo y socialismo, lo que da pie a una nueva clase social que sueña con un futuro mejor: la clase obrera.


En aquellos momentos la organización sindical predominante era la CNT, teniendo en Vicente Aparicio uno de sus máximos impulsores. La CNT, disponía su propio local, situado en el camino de Otero, equipado de un Ateneo, Biblioteca, sala de reuniones, donde se daban charlas, y la gente se instruia.


Se organizan reuniones sindicales clandestinas, en 1933-34 y 1935 a las que asisten la gran mayoria de los mineros. Su Tesorero era César Terrón Abad (nacido en 1915) -familiar lejano de los hermanos César y Ernesto Terrón, médicos de profesión y conocidos falangistas-, minero y Secretario de Finanzas de la CNT de Fabero, que había detenido en las revueltas mineras del 1933-34. Mas tarde César lucharía como capitán de una compañía de ametralladoras, con Higinio Carrocera, batiéndose valientemente en el Mazuco, y una vez caido el frente asturiano en 1937, regresa a Fabero, continuando su lucha como guerrillero en el monte.




Mineros de El Bierzo. Tiempos de injusticia social, en los que todos soñaban con una vida digna. En la foto se puede apreciar la temprana edad de algunos de estos obreros.

El sueño de la República independiente de Fabero

Tras proclamar la republica independiente de Fabero en 1933-34, la represión fue importante en la zona, aunque el movimiento sindical seguía siendo muy activo, las eleciones generales fueron ganadas por muy amplio margen, por parte de la República, organizados desde la cantina que tenía Pol en Fabero, lugar de reunion de los republicanos, y la derecha encabezada por el Cura y el comerciante Lobato, que andaban por las casas tanto el cura como este comerciante, pidiendo el voto para la derecha.



Lavadero de carbón, junto al río Sil


El sindicato predominante como hemos comentado era la CNT, y ya habíamos indicado anteriormente, estaba situado en la cruce de la carretera de Otero, en una casa construida con los fondos de los afiliados de la CNT y que, hasta el dia de hoy, ya en plena democracia, nunca se reclamó ni devolvió a sus legítimos propietarios este terreno como patrimonio sindical, y las Juventudes Libertarias tenían otro local a la entrada de Fabero, concretamente en la calle Jesús y María.




Minas de Fabero en la actualidad


Después del entusiasmo inicial de la proclamación de la República, pronto el electorado empezó a cerrar filas en torno a las formaciones conservadoras , y el 19 de diciembre de 1933 se perfiló una realidad más acorde con la composición sociológica de la provincia.Estas elecciones radicalizaron las posturas, hasta entonces moderadas, de los diferentes grupos y entonces la conflictividad política y social empezó a crecer de gran manera. Empiezan los problemas graves a partir de diciembre de 1933, cuando la CNT, en sus plenos y reuniones, lanza proclamas insurrecicionales en su lucha frontal contra lo que denominaban “ reformismo republicano”.

El 9 de diciembre los anarcosindicalistas de Fabero, encuadrados en el Sindicato Único Minero, proclaman el comunismo libertario, quemando a continuación los Registros de la Propiedad del Ayuntamiento de Fabero. A continuación toman el cuartel de la Guardia Civil de Vega de Espinareda, dirigiéndose a continuación hacia Ponferrada, capital de El Bierzo.




Mucha ilusión, ...y pocos medios

Pero el movimiento ya estaba muerto antes de nacer, pues no disponían de suficientes medios humanos, materiales u organizativos. Los mineros son detenidos en el cruce de las Carreteras de Ponferrada y Villafranca del Bierzo (León), siendo detenidos los principales responsables sindicales, mientras algunos mineros optaron por refugiarse en las montañas. Para empeorar la situación, en el año 1933 aumentan los problemas sociolaborales con respecto a años anteriores, con 42 huelgas y un total de 25.233 huelguistas.

Pero sin duda el hecho que marcó y definió las posturas de sectores influyentes, empresarios, campesinado y clero, fue la revolución de 1934 y que en León fue una pequeña reproducción de la insurrección asturiana, lo que sería hábilmente aprovechado por la derecha mas reaccionaria con el apoyo de la Iglesia, para desacreditar no sólo a los mineros, sino por extensión a todo lo que pudiese oler a la obra progresista republicana. Todo esto provocado ante la posibilidad de que la CEDA, un partido con un marcado carácter parafascista, accediera al poder, fue el detonante para que todas las fuerzas sindicales se unieran, provocando esta especie de proceso revolucionario.



18 de julio de 1936: Comienza la pesadilla en la cuenca minera de Fabero

Los hechos del 34 leonés quedarían marcados para el futuro. Nada más triunfar la sublevacion militar del 18 de julio de 1936 en la provincia, los objetivos tanto para las autoridades, como los grupos represivos (Falange, Somatenes, Guardia Civil, Ejército), serían todos aquellos que habían estado implicados de alguna manera en las revueltas de 1934.


Las consecuencias políticas a partir del 34 fueron tambien terribles en la zona, Debido a la persecución, realizada por la derecha por medio de la censura, la prensa, detenciones de los líderes y dirigentes de izquierda, perdiéndose toda la labor de tantos años de organización, se produjo un fortalecimiento de las opciones mas violentas de la derecha, como los falangistas y requetés.

El 18 de julio de 1936, se produce el levantamiento del Ejército "africano-militarista" y en la zona se tiene conocimiento, sobre las 11,00 de la noche, de que España estaba en guerra. Previamente, el 17 de julio las fuerzas de la Guardia Civil se habían marchado, concentrándose en la localidad de Ponferrada, capital comarcal del Bierzo leonés. Estos ya habían avisado previamente a los falangistas del pueblo de que estuvieran preparados.


Los mineros, aunque con pocos medios defensivos, se encuentran muy combativos y no dispuestos a claudicar tan fácilmente, se dan cuenta inmediatamente de la situación y empiezan a organizarse: Requisan los camiones y autobuses de las minas, organizan un Comité de Defensa, se raciona la comida, se organizan comidas populares para la gente necesitada en el Barrio de la Cortina. Se recogen armas por las casas y pueblos limítrofes, y se asaltan los polvorines de las minas.


Al final el armamento recogido son escopetas de caza, unos pocos fusiles con escasa munición y algunas pistolas. También se fabrican bombas de mano rudimentarias (compuestas de un tubo metálico de unos 25 o 30 cm de largo, relleno de pólvora negra y tornillos). Se prepara una línea defensiva en la zona de la carretera de Ponferrada, en el valle de acceso a Fabero (por ser el punto desde donde podían entrar camiones y vehículos), los mineros dominan las posiciones altas, desde "El Rebullín" por la parte derecha, y "Boreguero" por la izquierda.



Ramiro Pérez Granja, compañero de José Landera en el Comité de Defensa.


Amadeo Ramón Valledor, hijo de Amadeo Ramón Chachón, uno de los líderes sindicales bercianos. Conseguría escapar de la represión, y más tarde se integraría en las guerrillas, primero con César Terrón y posteriormente en la guerrilla catalana, junto con Quico Sabater y otros. El Comité de Defensa a partir del día 19 ordena a los mineros cenetistas, socialistas y comunistas, concentrarse en la Localidad de Villafranca del Bierzo, encabezados por Santiago Modino, Jacinto Rueda Perez (maestro republicano, y encargado de la organización sindical juvenil del sindicato de la CNT), José Landera Cachón (Periquete), César y Eloy Terrón Abad (este último, minero, nacido en 1919, en Fabero), Ramiro Perez Granja (minero, nacido en 1911, Fabero), Amadeo Ramón Cachón y sus hijos Amadeo, Manuel y Pascual Ramón Valledor (todos ellos de Guimara-León y mineros), Vicente Míguélez (minero), a éstos se unen sus compañeros del sindicato del Cemento de Toral de los Vados, encabezados por Abel Ares Perez (Toral de los Vados-León, 1909), quien mas tarde se integraría en la guerrilla leonesa.


Los improvisados milicianos se dirigen al ayuntamiento, solicitando armas al alcalde para la defensa, negándose éste a dárselas, como hicieron la mayoría de las autoridades leonesas en aquellos momentos. Los sindicalistas intentan desarmar a la Guardia Civil, unos 85 guardias, que todavía no habían abandonado la localidad. El teniente que los manda, López Allen, logra tranquilizar a los mineros, éstos montan también vigilancia permanente en torno al ayuntamiento. Ante la presión de los mineros el alcalde accede a desarmar a los falangistas de la zona, recogiéndose unas 150 armas sin apenas munición.

Los obreros a continuación se dirigen al convento de San Nicolás, donde había informaciones que aseguraban podía haber oculto un importante depósito de armas de los falangistas, pero el registro resulta infructuoso, por lo que los más exaltados pretenden incendiar el edificio, siendo evitado por los dirigentes sindicales nombrados anteriormente.


Horas más tarde, la Guardia Civil de Villafranca, mandada por el teniente López Allen, delante de todas las autoridades republicanas y los mineros jura fidelidad a la República a instancias del alcalde, partiendo con el puño en alto y dando vivas a la República, en dirección a Ponferrada, lugar de reunión de las fuerzas afines a los golpistas. Horas más tarde esta fuerza se pasaría a los "nacionales" traicionando su juramento a la legalidad constituida, volviendo sus armas contra ella.

Los mineros abandonan esta población, regresando a Fabero, donde comienzan las detenciones de los falangistas de la zona: Los hermanos (médicos) César y Ernesto Terrón, primos de los hermanos (republicanos) César y Eloy Terrón Abad, Lobato (comerciante), los hermanos Eliseo y Sindo (Fabero), José Alfonsón y Gervasio Ramón, entre otros. Estos son conducidos al ayuntamiento, no habiendo que lamentar incidentes, pues son puestos en libertad mas tarde, por intercesión de algunas personas ante los dirigentes sindicales, cosa que mas tarde ellos mismos lamentarían.....


El día 20 llegan a Fabero noticias de que en la capital berciana (Ponferrada), los falangistas y la Guardia Civil local se habían rebelado contra el Gobierno de la República, uniéndose a los militares sublevados del 18-J.

El día 21 las primeras columnas falangistas gallegas llegan a Ponferrada para apoyar a los golpistas, conquistándola sin resistencia alguna. Se producen detenciones en el Ayuntamiento y seguidamente arman a los falangistas de la zona, con el fin de hacerse cargo de los prisioneros republicanos y patrullar la zona.

Ese mismo día la Guardia Civil, ayudada por estas columnas lucenses, repite esta misma operación en Cacabelos y Villafranca, detienen a las autoridades, arman a los falangistas y derechistas de estas localidades. A la salida de Villafranca del Bierzo, y de camino a Ponferrada, las columnas de falangistas gallegos tienen un enfrentamiento con un grupo de mineros cenetistas de Fabero, encabezados por Jacinto Rueda Pérez, que había coordinado el Comité de Defensa de Fabero en ayuda de estas localidades.


A partir de ese momento Ponferrada se convierte en el lugar clave para decidir el futuro del "Alzamiento" franquista en la provincia de León. El día 20 las organizaciones sindicales ordenan a sus afiliados concentrarse en Ponferrada, haciéndolo así los mineros de Fabero, Sindicato del Cemento de Toral de los Vados, Villafranca, etc. así mismo llegan mineros de la comarca de Laciana, y por otra parte permanecían en Ponferrada algunos contingentes de mineros asturianos que intentaban regresar a Oviedo.


Estos grupos de trabajadores se unen en un intento de detener la sublevación, logran sitiar el cuartel de la Guardia Civil. Éste es defendido por el alférez Eugenio Sánchez, pero ante el desorden de los atacantes, tanto el capitán Roman Losada, máximo responsable de la zona, como el teniente López Allen con sus 85 números, procedentes de Villafranca, consiguen traspasar el cerco y entrar en el cuartel, traicionando el juramento de fidelidad a la República y uniéndose a los golpistas que ya estaban sitiados.






Elicio Landera Cachon, hermano de José Landera Cachón, (Lillo del Bierzo-Leon, nacido en 1911, de profesión minero). El uniforme que lleva en la fotografía es el de Caballeria del ejercito "nacional", pues tuvo que alistarse con ellos a condicion de que no le "pasearan" igual que a su hermano José. Tuvo que hacer la guerra al lado de los que mataron a su propio hermano.


Elicio tuvo que permanecer escondido en el desván de la casa familiar y su mujer, que tenía primos y un tio falangista, habló con ellos, rogándoles para ver de qué manera podian salvarle de las represalias. La solución que ofrecieron fue pagar una fuerte suma de dinero, a condicion de que le sacaran del pueblo, y claro, la otra condición, fue que se alistara con los militares "nacionales", llegando a participar entre otros frentes, en la batalla del Ebro.

Nunca pudo superar la pérdida de su hermano José y las terribles circunstancias de su muerte. cada vez que se hablaba de su hermano José "Periquete", las lágrimas afloraban en sus ojos. Mientras tanto, los representantes de los trabajadores se reúnen en el Ayuntamiento para pedirle armas al alcalde, D. Juan García Arias, que se negó al no recibir órdenes concretas de León. En pleno cerco al cuartel, el teniente de la Guardia de Asalto, Alejandro García Menéndez, que venia al mando de un grupo de mineros de Asturias, se ofrece voluntario para parlamentar con los sitiados, y con una bandera blanca, entra en solitario en el cuartel de la Guardia Civil, y es detenido nada mas entrar, siendo un duro revés para los mineros, ya que el teniente García Menéndez era el único militar profesional para organizar el caótico operativo defensivo de los mineros. Este intento de evitar derramamientos de sangre, le costó caro, no contaba con que los sublevados fascistas no respetarían su bandera blanca. El teniente García fue fusilado el 29 de Julio.


Pese a este inconveniente para los mineros, la situación de los guardias civiles se hacia difícil por momentos, dado el número de mineros, la pólvora de que disponían y la habilidad y arrojo con la que los mineros la manejaban.


El día 21 llega en su ayuda una columna del Regimiento de Infantería Zaragoza 21, procedente de Lugo, al mando del Comandante Manso, apoyada por la Aviación facciosa. Levantan el cerco del cuartel, y con fuego de morteros atacan el Ayuntamiento, detienen a las autoridades, y terminan desalojando a los mineros de los barrios de las afueras y de la fortaleza medieval en que se habían refugiado, donde habían intentado reorganizarse.


El balance de este desigual combate fue trágico para los trabajadores: 17 muertos. Por lo que los mineros de Fabero, entre los que se encontraba José Landera Cachón (Periquete), regresan a su pueblo a continuar la defensa. "Periquete", con algunos compañeros hará una incursión en el pueblo de San Vicente, para intentar recoger armas, detienen al falangista Isidro Baelo (que luego seria el autor de varias muertes, entre ellas una chica de 16 años), y al negarse éste a entregar una pistola que tenia, simplemente le dieron unas bofetadas, dejándole a continuación en libertad sin mas consecuencias, lo que denota una vez mas la nobleza e ingenuidad de aquellos mineros.


El primer intento de entrar en Fabero, es organizado por una columna de falangistas procedentes de la poblaciones de Argallo, Sorbeda, Paramo del Sil y otras localidades limítrofes. Intentan entrar por la zona denominada Valdesalgueiro,una zona que estaba prácticamente desprotegida, ya que los mineros tenían concentrada la defensa en la carretera de acceso a Fabero. El ataque fue repelido por los mineros, volviendo a intentarlo días mas tarde, resultando muerto en este combate Pascual Amador Valledor, hermano del que sería un famoso miembro de la guerrilla catalana durante el franquismo, Amadeo Ramón Valledor (Guimara-León).


Mientras tanto José Landera (Periquete), con algunos compañeros como Eloy y César Terrón Abad, "Carrero", Abel Ares (Toral de los Vados), apodado "el Pelao" (Cantejeira) y otros, se encontraban organizando la defensa en la zona principal desde donde pensaban que iban a provenir los ataques más fuertes, desde las zonas del "Rebullin" y "Boreguero", citadas anteriormente.



Este sería el escenario de los dos intentos de conquistar Fabero por parte de la Guardia Civil de Ponferrada junto con miembros de la Falange de la zona. Aunque hubo también alguna que otra incursión, como cuando una noche, burlando la vigilancia, un grupo de falangistas entran en Fabero y quemaron varias casas, huyendo a continuación.


Otro día un grupo de mineros entre los que estaba José Landera, se acercan hasta las inmediaciones de Vega de Espinareda, manteniendo un tiroteo con los falangistas del pueblo.


Este testimonio lo relataba un carpintero de ese pueblo (Lucas Martínez), que se sentía muy agradecido a José Landera, ya que según él, le salvó la vida, pues este señor -en aquellos dias era muy joven- se encontró en medio del tiroteo, su caballo se desbocó, y fue a parar donde estaban el grupo de mineros de Landera. Este señor que era sobrino del cura del pueblo, y algunos mineros sospecharon que venia a espiar para pasar información a los falangistas, por lo que lo querían detenerlo, interponiéndose Landera en su defensa, dejándole marchar, ya que era solo un crío.
Los días trascurrían con gran nerviosismo en la zona de Fabero, casi todos los días había rumores de que venían los fascistas y pronto empezaron a llegar noticias alarmantes de la zona del Bierzo Bajo, donde grupos de Falange ya estaban cometiendo verdaderas atrocidades por los pueblos y caseríos.


Empezó a cundir la alarma entre la población, ya empezaban a aparecer cadáveres en las cunetas y montes bercianos por doquier, los elementos de la Falange empezaban a llevarse gente con la excusa de tomarles declaración y sus familiares no volvían a verlos, de repente alguien tocaba las campanas de la iglesia y la gente corría a esconderse, hasta que se daban cuenta que era una falsa alarma.


A finales del mes de julio, sobre el 26, hay un primer intento por parte de los falangistas y Guardia Civil de tomar Fabero, pero más bien fue una toma de contacto para estudiar las posiciones defensivas de los mineros. Unos días después, sobre el 18 de agosto, un gran contingente de falangistas de la zona encabezados por los hermanos Terrón, César y Ernesto, Lobato (comerciante de Valtuille-León, afincado en Fabero), Nicandro, Arturón (Sesamo), el mismo cura de Fabero, Maximiliano, que marchaba en cabeza, con gorra, distintivos falangistas y correajes... entre otros, y siempre apoyados por la fuerzas de la Guardia Civil, atacan Fabero por la zona donde tienen organizada la defensa los mineros.

En esta "línea defensiva" se encuentra José Landera "Periquete" luchando, en la carretera principal de acceso al pueblo, con los mineros dominando las posiciones altas del valle de acceso desde "El Rebullín" por la derecha y el "Borreguero" por la izquierda, e intentando hacer frente a este contingente, es cuando les llegan noticias de que un gran contingente militar baja por la "Rubiona" hacia sus posiciones. Comprendiendo que es imposible hacerles frente, debido al gran número de fuerzas y armamento desplegados, el Comité de Defensa da la orden de evacuación inmediata de la zona.


Todo el mundo huye a la desesperada, ya que ningún "nacional" quiere guardarle en su casa, muy al contrario que los republicanos, como los Pérez-Granja, que habían guardado a gente en sus casas, entre ellos a muchos falangistas, para que no fueran represaliados. Incluso algunas mujeres y niños que no pueden huir se esconden en las inmediaciones del pueblo en las regueras, entre la vegetación, sin alimentos, pasando varios días sin comer, hasta que la mayor parte de la fuerza represiva abandona la zona.


El resto de la gente que consigue huir, toma dos direcciones, una hacia los montes de los Ancares Leoneses, concretamente al pueblo de Tejedo. Desde este pueblo saldrá la primera columna, hacia el frente asturiano, la otra hacia la zona del Valle de Fornela, concretamente al Pueblo de Guimara, desde donde saldrá la segunda columna hacia Asturias no sin antes sufrir numerosas bajas.

El Comité de Defensa de los mineros de Fabero, se vuelve a organizar en estas dos poblaciones, y se apresuran a realizar los preparativos para dirigirse a la zona leal republicana más cercana, la de Asturias. Muchos de ellos moririan abrasados por las bombas incendiarias de la aviación italiana en la legendaria defensa del Mazuco.










--------------------------------------------------------------------------------



¿Conoces un lugar? ¿Conoces una historia? ¡Envianos tus comentarios!

VER Libro Visita FIRMAR Libro Visita

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal