Nombre:
Lugar: Buenos Aires, Argentina

Dedicado a los luchadores en la guerra civil española y en la postguerra en defensa de un mundo mejor, aquellos que defendieron un gobierno legítimamente constituído. A través de estos tres blog difundiré testimonios que forman parte de nuestra memoria histórica, escritos sobre los derechos humanos en la Argentina , en España, en Latinoamericana, experiencias del exilio y sobre todo aquello en lo que pueda ayudar a través de la palabra escrita en pos de luchar contra el silencio y el olvido que se cierne sobre la sociedad española de hoy. autorizaron a su publicación. Inés García Holgado

sábado, 16 de febrero de 2008

SEMPRUN SIN LITERATURA MUERE LA MEMORIA HISTORICA

www.milenio.com

Sin literatura muere la memoria histórica: Semprún

El intelectual indicó también que tras salir del campo de concentración de Buchenwald, junto a la ciudad de Weimar, “quería realmente escribir algo, aunque no sólo un informe sobre mi experiencia”.

Berlín.- El escritor, intelectual, político y guionista cinematográfico español Jorge Semprún, sobreviviente del campo de concentración nazi de Buchenwald, cree que sin la literatura muere el recuerdo, por lo que es mediante la palabra escrita como puede conservarse la historia.

Según indicó en una entrevista con el diario alemán “Frankfurter Allgemeine Zeitung” en su edición de hoy, en 50 años el recuerdo del Holocausto se deberá a la literatura, y no al trabajo de los historiadores.

Así, la época nazi quedará en la memoria colectiva gracias a obras literarias como “Las benévolas”, del francés Jonathan Littell, que cuenta el Holocausto a través de un oficial de un cuerpo de élite nazi y no a las obras de historiadores como Raul Hillbergs.

“Los historiadores pueden seguir escribiendo sobre la Segunda Guerra Mundial, pero sólo los literatos pueden renovar el recuerdo”, enfatizó. Semprún reconoció que aunque no se acuerda a cada segundo de su estancia en Buchenwald, aquella experiencia marcó para siempre su vida.

“Siempre que hay algo en juego, cuando tengo que tomar alguna decisión (…) me doy cuenta de que mi relación con el mundo está marcada por mi estancia en Buchenwald”.

“Soy un preso de entonces. Era joven, ya casi francés y me apresaron por opositor. En Buchenwald conocí a muchos españoles y volví a ese idioma. Conocí a comunistas alemanes. Vi su alienación ideológica por el culto a Stalin y el heroísmo diario de su resistencia. Eso marca mucho cuando lo vives con 20 años”, explicó.

El intelectual indicó también que tras salir del campo de concentración de Buchenwald, junto a la ciudad de Weimar, “quería realmente escribir algo, aunque no sólo un informe sobre mi experiencia”. “Era muy ambicioso”, reveló.

En su opinión, los testimonios, también los literarios, “son indudablemente importantes, pues sin ellos no se podría escribir ninguna historia de esos centros”. “Quería escribir algo refinado, bien pensado, algo grande”, continuó en la entrevista con el rotativo alemán.

“No lo logré”, reconoció. El escribir hizo que volvieran a él todos esos recuerdos. “Era algo mórbido”, dijo. “Había un par de fragmentos de ese relato que no podía escribir”.

Entonces, le quedó sólo una opción: “escribir o vivir” y según él, “vivir significaba olvidar”, así que tuvo que elegir esa dirección para poder vivir. “Ahora debo reconocer que esa opción no fue tan idiota. Muchos sobrevivientes se suicidaron, como Primo Levi, Jean Améry”, agregó.

Semprún destacó que para él es imposible ser fantasioso en la literatura. En sus obras siempre tiende a contar “experiencias, realidades”. “Ahora vuelvo a intentar escribir.

Es una novela enmarcada en la época de mi prisión en España. Trata de política, de la experiencia de la clandestinidad, pero eso sólo es el trasfondo, los personajes no tienen nada que ver. He logrado separar Buchenwald”, reveló.

Etiquetas: , , , ,

1 comentarios:

Blogger Ivan ha dicho...

Sorry. Look please here

21 de febrero de 2008, 8:08  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal