Nombre:
Lugar: Buenos Aires, Argentina

Dedicado a los luchadores en la guerra civil española y en la postguerra en defensa de un mundo mejor, aquellos que defendieron un gobierno legítimamente constituído. A través de estos tres blog difundiré testimonios que forman parte de nuestra memoria histórica, escritos sobre los derechos humanos en la Argentina , en España, en Latinoamericana, experiencias del exilio y sobre todo aquello en lo que pueda ayudar a través de la palabra escrita en pos de luchar contra el silencio y el olvido que se cierne sobre la sociedad española de hoy. autorizaron a su publicación. Inés García Holgado

martes, 16 de diciembre de 2008

AMALIA SOLORZANO DE CARDENAS MAMA GRANDE DEL EXILIO ESPAÑOL EN MEXICO

Amalia Solorzano de Cardenas, mamá grande del exilio español en México
La Vanguardia

Joaquim Ibarz | México D.F. (Corresponsal) | 13/12/2008 | Actualizada a las 19:25h
| Internacional Testigo y protagonista de un siglo en la historia moderna de México, doña Amalia Solórzano, viuda del presidente Lázaro Cárdenas del Río, falleció a los 97 años en su casa de Ciudad de México. Amalia Solórzano fue una figura fundamental en la vida nacional, no sólo como compañera de un gran presidente, sino por el apoyo que brindó a los más marginados del país y al exilio español. Su muerte entristece a México, enluta a todos los grupos sociales, académicos e intelectuales. Donde más se siente la pérdida es en la comunidad de descendientes del exilio republicano español. Doña Amalia, como todos la llamaban en el país, fue como una madre generosa para cientos de niños españoles que encontraron refugio en este país durante la guerra civil. Por ello siempre fue la mujer más querida del exilio español.

Fotografía de archivo de la viuda del ex presidente mexicano Lázaro Cárdenas (1934-1940) Amalia Solórzano, a su llegada a un homenaje que el Ayuntamiento de Madrid tributó a su esposo / EFE

Como esposa, madre y abuela de destacados dirigentes, doña Amalia personificó la crónica nacional de buena parte de la política mexicana del siglo XX. El historiador Lorenzo Meyer señala que fue la depositaria del legado y de los ideales del general Cárdenas. "Doña Amalia se convirtió en guardiana de la herencia de su esposo. Se identificó con ese auténtico nacionalismo revolucionario; el término se ha desgastado y pervertido pero ella hizo su mejor esfuerzo para mantenerlo, sobre todo tras la muerte del general. No fue radical pero nunca dejó de ser fiel representante de lo mejor del cardenismo", comentó el investigador del Colegio de México.

Amalia Solórzano, madre de Cuauhtémoc Cárdenas, gobernador de Michoacán, fundador del Partido de la Revolución Democrática y tres veces candidato a la presidencia de la República (1988, 1994 y 2000), nació en Tacámbaro, Michoacán en 1911.

Su historia de amor comenzó cuando el general andaba en campaña para gobernador de Michoacán, El primer encuentro no pudo ser más romántico, merecería ser consignado en los anales del género. Ella misma lo dejó registrado en su libro "Era otra cosa la vida".

"Desde que nos vimos, yo desde el balcón de mi casa y él pasó por delante montado a caballo, me saludó desde abajo como a cualquier persona; desde ese momento, fue mutua la simpatía", comentó doña Amalia. El flechazo fue fulminante. Ella tenía 15 años y el militar 33. Al día siguiente coincidieron en una comida que ofrecieron al general en la finca Los Pinos; años más tarde, en claro homenaje de su marido, Cárdenas bautizó la residencia presidencial con ese nombre.

Los padres de Amalia, católicos conservadores, se opusieron al noviazgo porque el general Cárdenas tuvo una participación directa en la Guerra de los Cristeros, que ensangrentó a México por cuestiones religiosas. La joven fue internada en un colegio de monjas de la capital. Sortearon todas las vicisitudes y se casaron por lo civil el 25 de septiembre de 1932. A los 23 años se convirtió en primera dama de México.

Y aunque como esposa del presidente doña Amalia se mantuvo al margen de la política, durante la gestión del general Cárdenas (1934-1940) participó en dos momentos fundamentales que definieron el signo nacionalista que caracterizó el mandato de su esposo.

El primero fue la acogida a 460 niños españoles, hijos o huérfanos de combatientes republicanos de la Guerra Civil, que desembarcaron en el puerto de Veracruz el 7 de junio de 1937. Fueron llevados a Michoacán, donde se les ubicó como internos en una escuela y donde tanto ella como el general Cárdenas los visitaban con regularidad. A estos refugiados se les conoció como los niños de Morelia.

Después vino la apropiación petrolera del 18 de marzo de 1938. Doña Amalia tuvo un papel protagonista en la recogida de fondos con los que indemnizar a las empresas extranjeras. En sus memorias, doña Amalia relata así aquel episodio: "El general me dijo: "Chula, se debe invitar a la mujer a una participación directa, en este momento es urgente la presencia de todos. Hay que hacer labor en las escuelas, en las familias, en fin, en un llamado nacional". La colecta para pagar la deuda de la expropiación fue una ayuda más bien simbólica, pero ¡cómo fue de hermosa la respuesta!"

El 20 de noviembre de 2007, recibió la Gran Cruz de la Orden de Carlos III, máximo reconocimiento que otorga el Estado español, por su destaca labor a favor de los exiliados republicanos. La acogida de los transterrados sentó un precedente de solidaridad internacional, que continúa vigente
__._,_.___

Etiquetas: , , ,

1 comentarios:

Blogger San Judas Cuauhtemoc Cardenas ha dicho...

SE DESLINDA SAN JUDAS CUAHTEMOC DEL GENERAL CARDENAS
• No es su padre, presenta pruebas de ADN
• Doña Amalia tuvo un desliz con Maximino Avila Camacho
• La expropiación fue “desubicada, excluyente, y limitante”, declara San Judas Cuauhtemoc
• Denunció la calidad de la corrupción en PEMEX
Morelia, Michoacán
El ex candidato presidencial del PRD y ex subsecretario de quermeses, piñatas, y bicentenarios del gobierno de Fox, el Ing. San Judas Cuauhtemoc presentó hoy pruebas de ADN que indican que no es hijo del general Lázaro Cárdenas. “Mi madre tuvo una aventura con Maximino Ávila Camacho, el hermano incomodo del presidente Ávila Camacho. No soy hijo del general Cárdenas. Se han equivocado los que me acusan de ser un hijo desnaturalizado. No se porque salí orejón y trompudo pero Lázaro Cárdenas no es mi padre.”

El ingeniero hizo una reseña de su verdadero padre. “Don Maximino fue muy mocho, muy borrachín, muy sádico, y tenia un grupo de gatilleros con los que despachaba a los que se le oponían. Estableció toda una tradición de hideputez entre los gobernadores de Puebla que hoy el gobernador Mierdin trata de mantener.

Mi tío, el presidente Manuel Ávila Camacho, trató sin éxito de nulificar la expropiación. Yo espero hacer realidad el sueño de mi tío.”
El ex candidato anuncio que cambia de nombre. “Ya no usare el apellido Cárdenas. Soy San Judas Cuauhtemoc del Sagrado Corazón de Jesús Ávila Camacho, pa servirle a Dioj y a los gringos. Me deslindo completamente del general.”

El ingeniero fustigó la expropiación petrolera. “La expropiación desubico a México pues lo quiso ubicar como un país soberano y no como el patio trasero en que lo han convertido Fox y Jelipe. Es hora que aceptemos nuestro lugar.

La expropiación también fue excluyente pues mandó a la chingada a los extranjeros que venían a pagarle sueldos de hambre y a maltratar a los mexicanos mientras ellos se llevaban ganancias fabulosas.

Y por ultimo, la expropiación es limitante pues quería limitar la renta petrolera para el beneficio del pueblo de México y no de unos vívales, cual debe de ser.”

3 de febrero de 2009, 15:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal